| 04 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño

La OCDE sentencia al Gobierno: la elevada inflación se cronificará hasta 2025

Las perspectivas que maneja la organización dejan en evidencia al Ejecutivo que sigue confiando en que la subida de precios se relaje, pues vaticinan que no ocurrirá y se mantendrá al alza.

| Andrea Jiménez España

La elevada inflación no será limitada, ni tendrá fin cuando acabe la guerra de Ucrania, el clavo ardiendo al que se agarra el Gobierno para justificar la enorme subida de precios que estrangula a las familias, sino que se mantendrá en cifras elevadas hasta, al menos 2025, según el informe bianual 'Perspectiva Económica' publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En concreto, la inflación está previsto que alcance una tasa media del 8,6% en 2022, cinco décimas más que el pronóstico anterior, emitido en septiembre. La estimación para 2023 se ha mantenido sin cambios en el 4,8%, mientras que para 2024 la OCDE ha decidido mantenerla también en dicha tasa. Por tanto no será hasta 2025 cuando se ralentice la subida de precios, consolidando así una inquietante previsión que condena a España a un frenazo económico total.

De hecho, el organismo deja claro que "espera que el crecimiento se ralentice en 2023 y permanezca moderado en 2024, principalmente por el efecto depresor de la inflación en el poder adquisitivo de los hogares y por unas perspectivas más débiles de demanda externa", ha valorado el organismo con sede en París.

La previsión de crecimiento del PIB para 2022 de la OCDE es superior a la que manejan tanto el Gobierno como el resto de grandes instituciones. Así, frente al 4,7% que estima la OCDE se sitúa la previsión del 4,4% del Gobierno, del 4,5% de Banco de España y la Comisión Europea y del 4,3% del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Rebaja las expectativas de crecimiento para 2023

Sin embargo, para 2023, en cambio, la previsión de crecimiento para España de la OCDE ha quedado fijado en el 1,3%, dos décimas menos a lo estimado en septiembre, aunque es superior a la de Bruselas (1%) y el FMI (1,2%), pero inferior a la de Banco de España (1,4%) y el Gobierno (2,1%).

Por su parte, considera que la tasa de paro de España será del 12,9% tanto en 2022 como en 2023, frente a la previsión anterior que esperaba un 13,6% este año y un 13,9% el próximo. La nueva previsión para 2024 ha quedado ubicada en el 12,7%.

Por otro lado, el nivel de déficit público para 2022 será del 4,9%, una décima menos que el estimado en junio, mientras que la previsión para 2023 se ha mantenido sin cambios en el 4,2%. El pronóstico para el año siguiente se ha situado en el 3,7%.