| 14 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El líder del PP en el País Vasco, Carlos Iturgáiz, con el máximo dirigente del partido, Alberto Núñez Feijóo.
El líder del PP en el País Vasco, Carlos Iturgáiz, con el máximo dirigente del partido, Alberto Núñez Feijóo.

Feijoo revoluciona el PP vasco para pavor de un PNV herido y a la baja

Carlos Iturgaiz, presidente popular en el País Vasco, anuncia un congreso regional para designar a su sucesor. Feijóo ve en el posible bajón del PNV una puerta por la que colarse.

| Raúl Puente España

Una de las batallas políticas más importantes del próximo 2024 se vivirá en el País Vasco, donde las elecciones autonómicas podrían marcar un antes y un después. Y es que el crecimiento de Bildu pone en serio peligro el dominio de un PNV que parece pagar sus movimientos y negociaciones en este periodo tan convulso de investiduras, tanto de Feijóo como de Sánchez. Mientras tanto, el Partido Popular prepara el terreno para el cambio de su máximo dirigente en tierras vascas, Carlos Iturgaiz.

Ha sido el propio Iturgaiz, en una entrevista en 'Onda Vasca', el que ha anunciado para el mes de noviembre un congreso regional extraordinario para elegir a su sucesor. Posiblemente, por los plazos, esperado para el fin de semana del 4 y 5 de noviembre. De esta manera da un paso al lado (consensuado con la dirección nacnional) para dejar paso al siguiente, asegurando que para su sucesión le parecerá bien cualquier nombre siempre y cuando se elija respetando la unidad y el consenso dentro del partido.

El PP sabe que en el País Vasco la victoria es casi imposible y buscan un nuevo impulso en busca de mejorar los resultados obtenidos en el año 2020. Por aquel entonces, presentándose junto a Ciudadanos en coalición, obtuvieron un 6% de los votos, lo que se tradujo en 6 escaños de los 75 en el parlamento vasco. Hay que recordar que Iturgaiz volvió a coger los mandos del PP vasco en su segunda etapa (la primera fue de 1996 a 2004) de manera un tanto abrupta tras la marcha de Alfonso Alonso a apenas cuatro meses de las elecciones.

Ahora ha expresado que es el momento de "dar el relevo" y que, tras "poner el tren en la vía" y lograr los objetivos que se marcó, ahora es el turno de otra persona de “ponerse al frente de la locomotora". Y es que considera que, tras esos momentos convulsos, durante estos años ha conseguido "volver a encarrilar el tren" que en esos momentos descarrilaba.

 

Y ha llegado el momento, el tren está en la vía y el PP vasco es, en estos momentos, un partido fuerte, unido, estable y me alegro de haber podido poner mi granito de arena para coser y unir al Partido Popular

Se trata de una decisión consensuada al cien por cien y desde hace tiempo con Alberto Núñez Feijóo, pero estaban esperando a las generales y a la posible investidura. Yo sabía cuál era mi objetivo y cuando ya logras tus objetivos ya es el momento de dar el relevo", ha valorado el actual máximo dirigente del PP vasco. En cuanto a su futuro, fuentes del PP vasco aseguran que será recompensado por esa labor de "coser" el partido y podría volver a su puesto de eurodiputado si él lo desea.

Sucesor que más suena: Javier de Andrés

En cuanto a su posible sucesor, según informan varios medios entre ellos 'El Correo', hay un nombre que sobresale por encima del resto: el de Javier de Andrés. El exdelegado del Gobierno y ex diputado de Álava es el gran favorito para ocupar el puesto de Iturgaiz y por lo tanto, ser el candidato a lehendakari en esos comicios de este 2024.

El número uno en las listas del PP al Congreso por Álava, Javier de Andrés

La estrategia de Feijóo parece clara: buscar crecer en influencia y ofrecer un discurso centrado en atraer a los votantes de centroderecha, ahora mismo capitalizados por el PNV. Sin embargo, el bajón en las últimas encuestas de los que dirige Andoni Ortuzar y que de hecho pone en peligro su dominio en detrimento de los abertzales de Bildu, abre una puerta por donde el PP puede colarse para ganar peso en el parlamento vasco.