| 03 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Marlaska
Marlaska

Marlaska suma y sigue con su acercamiento de presos al País Vasco

Guridi y Badiola, condenados a 30 y 50 años respectivamente, han sido trasladados a la cárcel de Martutene en Donostia; y Zapirain, sentenciado a 40 años, a la prisión alavesa de Zaballa.

| ESdiario España

Los presos de ETA Iñigo Guridi, Asier Badiola e Iñigo Zapirain han sido trasladados ya a prisiones vascas. Los dos primeros han ingresado en la cárcel de Martutene, en San Sebastián, y el tercero en Zaballa (Álava), según ha informado este sábado la asociación de familiares y allegados de reclusos de la banda, Etxerat.

Guridi Lasa, natural de Villabona (Guipúzcoa), ha abandonado la prisión leonesa de Mansilla de las Mulas. Fue condenado por el asesinato del periodista José Luis López de la Calle, así como el de los guardias civiles Irene Fernández Perera y José Ángel de Jesús Encinas en el año 2000.

 

Desde El Dueso (Cantabria) ha sido acercado Iñigo Zapirain Romano, nacido en Bilbao, que condenado por matar al brigada del Ejército de Tierra Luis Conde de la Cruz y al policía nacional Eduardo Antonio Puelles García. Por último, Asier Badiola Lasarte, de Ondarroa, fue condenado por colocar un coche bomba en la comisaría de la Ertzaintza de Ondarroa en 2008.

El traslado masivo de los presos esta creando un nuevo problema, la saturación de las cárceles vascas. En concreto, la consejera ha informado de que en el último año han sido trasladados a Euskadi un total de 178 personas mientras que han salido hacia otras comunidades 120 presos. Y de esas 178 personas, 81 están condenadas por terrorismo, por lo tanto, la política de traslado masivo de etarras que está llevando a cabo el Gobierno de Pedro Sánchez en connivencia con el Gobierno vasco, ha hecho que sean más los presos que se trasladan a las cárceles del País Vasco que los que salen de sus prisiones.

La propia consejera ha reconocido que el modelo penitenciario vasco apuesta por la reinserción por ser la manera más efectiva para evitar la reincidencia y por ello se han concedido más de 500 terceros grados hasta la fecha, pese a la lucha de la Audiencia Nacional por revocar.