| 24 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi.
El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi.

El plan oculto de Otegi alcanza velocidad de crucero con Sánchez como rehén

El movimiento estrátegico de los batasunos en Navarra blindando la investidura de la socialista Chivite forma parte de una hoja de ruta mucho más ambiciosa. Con Ferraz como cómplice.

| Javier Ruiz de Vergara España

Como se dice en términos bursátiles, Bildu está invirtiendo en el mercado de futuros. Hace ya tiempo, desde la negociación de José Luis Rodríguez Zapatero con ETA, la cúpula batasuna diseñó un plan con las luces largas, tras comprobar de primera mano -por boca de Jesús Eguiguren- las “tragaderas” del PSOE. Y, como también suele decirse, de aquellos barros, estos lodos.

 

El apoyo sin fisuras de Bildu a Pedro Sánchez en la legislatura recién terminada y el paso relevante dado este martes abriéndose a investir -sin condiciones ni imposiciones- a la socialista María Chivite demuestra que Arnaldo Otegi “ha puesto todos los huevos en la cesta socialista”.

El abrazo estratégico de Bildu a Sánchez en Madrid y Pamplona acelera una estrategia pensada hace tiempo para el medio plazo. Reforzar el perfil supuestamente “moderado” y pactista. Objetivo: 2024

A Otegi el Congreso de los Diputados le importa nada -más allá de los réditos que le proporciona la proyección mediática de Madrid-. Navarra algo más. Pero el objetivo real de Bildu son las autonómicas vascas a celebrar en verano del año que viene. Ese es el destino final de la estrategia desplegada ahora: el asalto al Palacio de Ajuria Enea, es decir, el rejón de muerte al futuro del PNV.

 

De esta forma, el abrazo estratégico de Bildu a Sánchez en Madrid y Pamplona acelera una estrategia pensada para el medio plazo. Reforzar el perfil supuestamente “moderado” y pactista.

Y abrir la vía a reclamar en breve al PSOE la devolución del préstamo en forma de alianza PSOE-Bildu-Sumar que hagan en julio a Otegi lendakari. Hace apenas tres años esto era política ficción. Ahora es más posible que nunca. Y en el PNV, que siente el aliento de Bildu en el cogote, lo saben. Y les ha pillado sin plan B.