| 09 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pérez-Reverte (The Wild Project)
Pérez-Reverte (The Wild Project)

Pérez-Reverte destruye el “lenguaje inclusivo” y explica por qué es una “mofa”

El escritor ha dejado por los suelos a las “feministas del lenguaje” que imponen el uso del “género neutro” en la vida cotidiana

| ESdiario España

En numerosas ocasiones el escritor Arturo Pérez-Reverte ha sido tachado en las redes sociales de “machista”. Él siempre responde que le da igual que se lo llamen, porque sabe que no lo es. Y uno de los motivos por los que recibe a menudo este insulto es por discrepar con el feminismo de nueva hornada que exige que se hable en “lenguaje inclusivo”.

Esta nueva adaptación del lenguaje que implica añadir una “e” al final de las palabras para no indicar si el género es masculino o femenino, favoreciendo así lo que se denomina “género neutro”. Unas políticos gramaticales que se van imponiendo en la sociedad y con las que Reverte está profundamente enemistado y, ahora, explica por qué es una “tontería” hablar en lenguaje inclusivo.

En una entrevista en “The Wild Project”, Reverte asegura que se burla del lenguaje inclusivo porque se niega a decir “todos, todas y todes”. Y si por ello le llaman machista, adelante. “La lengua es una herramienta. Yo escribo novelas. Uso el lenguaje como herramienta laboral y necesito que esté bien. Si soy escultor, necesito que el cincel esté muy afinado. Lo mismo ocurre con el lenguaje. Necesito que esté perfecto para contar mis historias con eficacia”, ha señalado.

“Si una señora, a menudo analfabeta, me dice que debo escribir “todas y todes”, yo no puedo escribir un artículo así, porque eso me impide expresarme. Es lo que se llama economía narrativa, normas del lenguaje, gramática, etcétera”, ha denunciado el periodista, añadiendo que él no puede transformar el lenguaje “para agradar a una lectura política”.

“La mujer lleva sometida 3.000 años de historia. Claro que la mujer debe tener una independencia del hombre y un asentamiento que nunca ha tenido porque el hombre se lo ha negado. Pero otra cosa es que el lenguaje que uso me lo quieran contaminar. Cuando ataco el lenguaje inclusivo, defiendo mi herramienta de trabajo, porque soy académico y es mi deber”, ha añadido.