| 26 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

La mesa catalana se convierte en un sainete para ver quién ocupa las sillas

Una vez que se ha despejado la duda de la presencia de Sánchez ahora la pelea se traslada a los independentistas y Aragonés ha terminado por dejar fuera a Junts.

| Andrea Jiménez España

La reunión entre el Gobierno central y el catalán es un nuevo sainete en el que los independentistas siguen peleando por los miembros de su delegación, mientras Sánchez se pliega a sus exigencias. El presidente ya anunció este lunes que encabezaría el encuentro, tras las presiones de sus socios de investidura, añadiendo además, seis ministros, pero la pelea se traslada al otro lado, puesto que Junts ya ha propuesto varios nombres que han causado un enorme malestar en el seno de ERC, que finalmente ha dejado a los de Puigdemont fuera del encuentro.

Además si con esto no fuera suficiente, la presencia de Sánchez será meramente testimonial, puesto que se limitará a citarse con Aragonés en la previa de la reunión para darle el pistoletazo de salida, pero no se quedará en las deliberaciones.

 Eso sí, los dos mandatarios serán los encargados de prefijar los objetivos y abordar la metodología de la mesa de diálogo en una reunión previa que mantendrán los dos solos antes del encuentro de la mesa de diálogo.

Y es que, pese a que apenas faltan 24 horas para que se produzca el encuentro en el Palau de la Generalitat, aún faltan mucho flecos por cerrar. Solo parece clara la representación ministerial, que ya fue confirmada por el Gobierno central. 

Cuatro ministros del PSOE y dos de Podemos serán los enviados a Barcelona. El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños; la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez; el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta; la ministra de Transportes, Raquel Sánchez; la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz; y el ministro de Universidades, Manuel Castells.

Junts quería a dos indultados en la mesa

Mientras, la pelea independentista crece tras la petición de Junts de incorporar a varios de sus dirigentes. Dos inhabilitados por el Supremo y solo un miembro del Govern, formarían parte de la delegación enviada por los de Puigdemont.

De hecho, la Ejecutiva de Junts ha acordado que sus representantes en la mesa sean el vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró; el secretario general de Junts, Jordi Sànchez; el vicepresidente del partido y exconseller, Jordi Turull; y la líder de Junts en el Congreso, Miriam Nogueras.

Aragonés saca a Junts de la mesa

Sin embargo, esto se ha encontrado con la negativa de ERC. El presidente del Govern, Pere Aragonès, ha rechazado los nombres que Junts propone como su delegación porque la mayoría de ellos no son miembros del Govern.

Fuentes del Ejecutivo catalán han explicado a Europa Press que hay un "fuerte malestar" en la parte de ERC del Govern por cómo han informado de sus nombres y porque consideran que Junts no está cumpliendo con lo acordado entre ambas fuerzas con respecto al espacio de diálogo con el Gobierno.

A este respecto, Moncloa ha vuelto a dejar claro que la mesa de diálogo es un foro "entre Gobiernos", aunque entiende que es el Govern el que tiene que aprobar quién conforma su delegación, según las fuentes consultadas.

Pero finalmente Aragonés ha dejado fuera a Junts y ha señalado que "la delegación tiene que ser de Govern. No se sientan los partidos que tiene muchos espacios de participación. No es una cuestión de nombres o personas concretas. Es una cuestión de confianza. Una negociación de gobierno a gobierno y entre miembros del gobierno y consensuados en el seno del gobierno", ha zanjado.

Enfado en la oposición y entre los presidentes autonómicos

Mientras tanto, la oposición y diversos dirigentes regionales claman por el trato de favor que está realizando el presidente con Cataluña. Andalucía o Castilla y León ya han alzado la voz. La primera, en palabras de su presidente Juanma Moreno, también solicitará una reunión con Sánchez con las mismas condiciones que los catalanes, mientras que Alfonso Fernández Mañueco, ha calificado de "inaceptable" que Sánchez plantee si quiera una reunión bilateral con Cataluña.

Por su parte, el portavoz del Grupo Popular en el Senado, Javier Maroto, ha criticado que Sánchez, se preste a la "comedia" de la "mesa de sumisión a los independentistas" y ha reclamado que también celebre reuniones con las demás comunidades autónomas si ese encuentro con el Gobierno catalán se convoca realmente para hablar de temas sectoriales e inversiones.

Casado: "El colmo es que diga que si llegan a un acuerdo lo van a someter a un referéndum. Se está llegando demasiado lejos por un puñado de votos y la investidura"

 De hecho, el presidente del PP ya marcó su postura este lunes en una entrevista en Cope al conocerse que Sánchez estaría en la reunión y permitiría una  votación para refrendar los acuerdos alcanzados. Casado consideró "gravísimo" Sánchez, acepte un referéndum si "llega a un acuerdo" con el Gobierno de la Generalitat de Cataluña.

"El colmo es que diga que si llegan a un acuerdo lo van a someter a un referéndum. Se está llegando demasiado lejos por un puñado de votos y la investidura".

El líder del PP también ha asegurado que, si llega al Gobierno, tipificaría el delito de referéndum ilegal y haría otras "modificaciones legales" contra el "adoctrinamiento educativo" o relacionadas con el delito de rebelión.