| 06 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez y Robles, en una videoconferencia desde La Moncloa con las tropas desplegadas fuera de España.
Sánchez y Robles, en una videoconferencia desde La Moncloa con las tropas desplegadas fuera de España.

La nómina de un militar avergüenza a Sánchez, Robles y Díaz y su salario mínimo

En plena amenaza de guerra en Ucrania, el Gobierno se ha vuelto a acordar del Ejército. Pero muchos de sus miembros no olvidan el abandono que sufren a manos de PSOE y Podemos.

| J.R.V España

Mientras Pedro Sánchez juega a ser líder planetario en la crisis de Ucrania y Defensa vuelve a recurrir al enorme prestigio internacional de las Fuerzas Armadas, los militares vuelven a denunciar la precariedad de sus salarios y el absoluto desprecio del Gobierno de PSOE y Podemos.

La Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) ha puesto de manifiesto este lunes que la última subida del Salario Mínimo Interprofesional a 1.000 euros se acerca al sueldo que recibe mensualmente un soldado y avisa de que ningún ciudadano querrá acceder a las Fuerzas Armadas, una profesión "precaria, mal pagada y sin atractivo de futuro".

ATME muestra una nómina de un soldado en la que el sueldo base es de 669,30 euros, a los que se suman diferentes complementos hasta llegar a los 1.347 euros brutos y unos 1.080 € netos. Todo ello, denuncia, teniendo que realizar además una serie de cometidos extra como maniobras, guardias o servicios que pueden ampliar "sin ningún límite" su horario sin una retribución extra.

"Quizás el actual gobierno debería preguntarse quién, en las actuales condiciones de expansión económica, firmaría un compromiso con el Estado", avisa la asociación recordando además que los militares de tropa y marinería deben salir de las Fuerzas Armadas al cumplir los 45 años si no ascienden o logran un puesto de permanencia.

Una vez que dejan de ser militares, denuncia que pasan a ser "parados de larga duración", ya que no adquieren en su periodo de formación una titulación oficial, "con jornadas que pueden exceder del horario laboral sin ningún tipo de límite o con alojamientos en las unidades compartidos con otros compañeros".

"Las Fuerzas Armadas se están convirtiendo en un trabajo sin futuro y las acciones del actual Gobierno y del Ministerio de Defensa no están solucionando el problema", lamenta ATME, que reprocha al departamento dirigido por Margarita Robles que "ignore" a las asociaciones.

Según advierte, la "precaria" situación de los militares no se soluciona con "palabras grandilocuentes" agradeciéndoles su actuación en las sucesivas misiones que han tenido que acometer durante los últimos años.

"La subida del salario mínimo para los trabajadores que ATME apoya sin ningún género de dudas, debe ser un aldabonazo para dignificar los salarios de esos militares abnegados y sacrificados a los que sus conciudadanos pueden continuar viendo trabajando dentro y fuera de las fronteras españolas", reivindica el colectivo profesional.