23 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Adriana Lastra, número dos del PSOE, este martes en el Congreso.

Lastra decreta la mordaza para los veteranos del PSOE: Ahora nos toca a nosotros

En el sanchismo no caben las disidencias. Si este lunes Sánchez mandó callar a sus barones, su número dos se lanza a silenciar a los antiguos dirigentes que se atreven a plantar cara.

| ESdiario España

"Ahora nos toca a nosotros". Con estas escuetas cinco palabras ha tratado Adriana Lastra de zanjar el amago de motín en el PSOE por el pacto presupuestario con Bildu, que tantas ampollas sigue levantando en buena parte de la cúpula socialista y en un amplio sector de sus bases.

La número dos de Ferraz, como hizo este lunes el propio Pedro Sánchez con barones como Guillermo Fernández Vara y Emiliano García Page, ha salido al paso de la cadena de críticas que inició Nicolás Redondo Terreros, prosiguió Alfonso Guerra, y este martes ha continuado Juan Carlos Rodríguez Ibarra.

La vicesecretaria general y portavoz en el Congreso ha querido salir así al paso de estas  críticas de dirigentes históricos del partido tras las negociaciones con Bildu sobre los Presupuestos y la enmienda pactada con ERC para eliminar la mención expresa del castellano como lengua vehicular.

 "Siempre escucho atentamente a nuestro mayores, pero ahora nos toca a nosotros -ha zanjado este martes en rueda de prensa en el Congreso-. Somos una nueva generación a la que toca dirigir el país y la dirección del PSOE".

La número dos del PSOE ha respondido así al ser preguntada por las declaraciones del expresidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quien considera que el PSOE "no comparte nada" con Bildu y que Pedro Sánchez debería tener en cuenta que el partido no es de su propiedad.

Pero el día anterior había sido Alfonso Guerra, que en los años ochenta ocupaba el mismo cargo que Lastra en el partido y que tachó de "inaceptables" los acuerdos con el partido de Arnaldo Otegi y censuró la posición del partido sobre el castellano como lengua vehicular en la enseñanza.