| 18 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, interviene durante la segunda sesión de la moción de censura.
La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, interviene durante la segunda sesión de la moción de censura.

Cuca Gamarra evidencia una moción que sirve a Sánchez para tapar sus escándalos

La portavoz popular asegura que su partido es independiente, que no necesita a Vox ni esta moción de censura para sacar a Sánchez de Moncloa, y afirma que este último es el más beneficiado.

| Raúl Puente España

Después del intenso martes protagonizado por la mañana por los rifirrafes entre Santiago Abascal y Pedro Sánchez, la tranquilidad de Ramón Tamames y el autobombo de Yolanda Díaz, este miércoles llega el turno de la votación de esta moción de censura que algunos tildan de teatrillo y otros de necesaria. Sea como sea, el resultado de la misma parece evidente desde el inicio y ha quedado demostrado que desde luego hay motivos para reprobar al Gobierno de Pedro Sánchez, algo que ya se sabía sin necesidad de la moción de censura.

La decisión de no acudir a lo que considera una moción inútil y que no ha tenido vuelta atrás del líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha dejado de nuevo al frente a su portavoz Cuca Gamarra. La confianza del máximo dirigente popular en ella es plena y es que sus intervenciones en el hemiciclo suelen levantar ampollas en los rivales y aplausos en los aliados.

Este miércoles ha abierto el debate y lo ha hecho como suele hacerlo: rotunda pero sin perder los papeles o subir el tono, algo que sí que ha hecho poco después su homólogo socialista, Patxi López.

 

Una cortina de humo para tapar sus escándalos

Para Gamarra, la verdadera moción de censura a Sánchez será en las urnas y dentro de muy poco. Por ello, los populares siguen defendiendo lo que llevan diciendo desde que se conoció la noticia: que esta moción iba a servir, entre otras cosas, para que Sánchez la utilice como escaparate para él y personas como Yolanda Díaz; y para que su Gobierno, herido de muerte, muestre una unidad que no existe.

Además, con estos dos días de debate y votación, Pedro Sánchez puede aparcar por un par de días sus escándalos. Cortina de humo para no hablar del Tito Berni o de la ley del solo sí es sí. En cuanto al primer tema, Gamarra ha aprovechado para echar en cara a Pedro Sánchez haber llegado al Ejecutivo como "adalid" contra la corrupción y ahora, "terminar enfangado en casos como el Tito Berni" con dos presidente del PSOE condenados por el caso ERE o investigados por chivatazos. "Y todavía es incapaz de pedir perdón", ha exclamado.

La popular ha explicado que en seis años en España se han producido cuatro mociones de censura, "más que en todos los años anteriores de la democracia". Por ello ha lamentado que este "mecanismo excepcional" se haya convertido en una suerte de herramienta para la "promoción personal o la fabricación de relatos adulterados".

 

La moción de censura: en las urnas

Y es que, como ha quedado demostrado aunque ya se sabía, es que hay motivos de sobra para echar a Pedro Sánchez de Moncloa. A pesar de ello, los populares siguen defendiendo que aunque el Gobierno merece ser censurado, esta censura llegará en las urnas.

Además, ha respondido a las acusaciones que llegan desde ambos lados, de Vox y del PSOE. Los primeros asegurando que no votan a favor porque realmente quieren encontrar pactos con los socialistas; y los segundos afirmando que no se abstienen porque en realidad los populares son lo mismo que Vox pero no se atreven a escenificarlo.

Ante esto, Gamarra ha justificado la abstención de su partido asegurando que los españoles no merecen que se apoye y que no van a rechazarla con un no por respeto al señor Tamames. 

Recado para Yolanda Díaz

Con todo y con ello, la portavoz popular ha asegurado que las mociones de censura como esta presentada por Vox se han usado para la promoción personal. De Sánchez y también, en su opinión, de la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, que para Gamarra ha demostrado que es la "marca blanca" de Pedro Sánchez en Podemos.