| 13 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
La vicepresidenta y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, durante un acto de SUMAR.
La vicepresidenta y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, durante un acto de SUMAR.

Yolanda Díaz, todo a Sumar: "Somos la llave para una nueva década progresista"

La vicepresidenta se desmarca cada vez más de su actual partido, Unidas Podemos, asegurando que el cambio no puede hacerse desde la "esquina del tablero" y sí desde la "centralidad social"

| Raúl Puente España

Sumar, el proyecto político que encabeza la actual vicepresidenta del gobierno Yolanda Díaz, va cogiendo forma y en las últimas horas ha presentado algunas de las propuestas que los 35 grupos de trabajo que lo forman han ido preparando durante 5 meses. Como es de esperar cuando nace una formación política, aseguran que su aspiración es gobernar y ser la "llave" para garantizar una "nueva década progresista".

Así lo ha expresado la propia Yolanda Díaz en ese acto, donde ha querido desmarcarse de Podemos y situar a su nueva formación más al centro, afirmando que un "cambio de época" para España no se consigue "desde una esquina del tablero" político" sino desde la "centralidad de lo social". Su idea para atraer votantes: ocupar el centro y representar a la mayoría social.

 

Para ello, ha lanzado una serie de iniciativas en las que se basaría su programa. Por ejemplo, ha reivindicado reducir las horas de la jornada laboral a través de una reforma fiscal progresiva, terminar con las horas extra sin remunerar (que estima en torno a 6,5 millones a la semana), limitar urgentemente el precio de los alquileres o incluir la salud bucodental dentro de la sanidad pública. También se ha referido a la temporalidad de las plantillas sanitarias, con la afirma querer acabar, ya que considera "indecente" que supere más del 30% de la plantilla.

 

La actual ministra de Trabajo ha aprovechado el escenario para lanzar: "Hay gente en este país que hace mucho ruido pero no tienen proyecto de país, nosotros sí", ha concluido.

Durante su intervención ante unos 300 asistentes, Díaz ha insistido, sin hacer referencia abierta a ningún partido político, en que emprender un proyecto para llegar a las mayorías sociales, en las que incluye trabajadores, empresarios y jóvenes, no puede hacerse desde la "esquina del tablero" porque la gente quiere que sean "ambiciosos". Un mensaje que podría estar dirigido hacia los colegas de su actual partido, Unidas Podemos.  

Y es que la relación, cuanto más se acercan las elecciones, parece tensarse cada vez más. Precisamente esta misma semana Podemos ha urgido a la vicepresidenta a que negocie ya un acuerdo de coalición y termine pronto la construcción de Sumar, dejando claro que no se integrarán en la plataforma sino que quieren una alianza electoral.

 

Para poner en común y concretar ese programa para los próximos diez años, Díaz ha confeccionado un grupo "relator" del que forma parte el ministro de Universidades, Joan Subirats (En Comú Podem) o la politóloga y portavoz municipal de Compostela Aberta, Marta Lois, además del catedrático en Derecho del Trabajo Antonio Baylos.

El objetivo: evitar la victoria de Feijóo

Al final es el miedo que tiene la izquierda. Las encuestas siguen dado al PP como el partido con más votos, aunque no con mayoría absoluta, y las fuerzas políticas de izquierdas ven en las coaliciones la única salvación para agarrarse al Gobierno. 

Por ello, Díaz también ha utilizado este acto para atacar al actuar líder de los populares y a su proyecto, al que considera un proyecto neoliberal que ha "fracasado ideológicamente". Eso sí, después ha añadido que para derrotarlo "políticamente" toca "sumar mucho". Y acto seguido ha reprochado que Feijóo es el principal representante de ese neoliberalismo de "recetas caducas", sustentadas en la bajada de impuestos genérica y las privatizaciones.