| 20 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
 El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a una rueda de prensa tras su reunión en el Palacio de La Moncloa, en junio de 2022
El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a una rueda de prensa tras su reunión en el Palacio de La Moncloa, en junio de 2022

Sánchez paga con lo que más le duele la amnistía: desprestigio internacional

El presidente del Gobierno español ve como sus maniobras para permanecer en el poder empiezan a menoscabar su imagen fuera de España, que tanto ha cultivado durante años.

| Benjamín López España

El vicepresidente del Grupo Popular en el Parlamento Europeo, el rumano Siegfried Muresan, acaba de pronunciar unas palabras demoledoras que pueden molestar a Pedro Sánchez más que cualquier crítica interna, abucheo o manifestación masiva en las calles. Va a pagar su ley de amnistía con lo que más le duele: su prestigio internacional y su imagen en el extranjero, quedan por el suelo. 

“El Sr. Sánchez está perdiendo completamente su credibilidad con su comportamiento. Y cuando se pierde credibilidad en Europa, es muy difícil recuperarla. Será cada vez más un presidente aislado y débil”, ha dicho Muresan en una entrevista en El Mundo.

El presidente del Gobierno lleva años cultivando su imagen internacional, algo de lo que presume siempre. Su momento cumbre fue la celebración en Madrid de la cumbre de la OTAN, en concreto en aquella visita/cena al Museo del Prado junto a los líderes más importantes del mundo, en la que se le vio como pez en el aguada, desplegando simpatía y acaparando el protagonismo.

Señalado por la Comisión Europea y la prensa internacional

Sánchez tenía una imagen internacional que no guardaba relación alguna con su descrédito interno ante millones de españoles. Hasta que llegó la amnistía con la que ha comprado 7 votos a los amnistiados para seguir en el poder. Difícil de digerir para cualquiera. 

La Comisión Europea, a través del Comisario de Justicia, Didier Reynders, también ha señalado ya con el dedo a Pedro Sánchez. De hecho, ha pedido formalmente por carta al Gobierno español información detallada sobre la ley de amnistía que genera “serias preocupaciones”. De momento no ha pasado de ahí, pero el presidente del Gobierno siente en su nuca la mirada de la Unión Europea. 

El ex primer ministro británico, Boris Johnson, y Pedro Sánchez durante la cumbre de la OTAN en Madrid

Algunos de los más influyentes periodistas del mundo, como el estadounidense Tucker Carlson (ex de Fox y referente para los conservadores norteamericanos) también han contribuido a quitarle la careta a Sánchez fuera de España hablando del “descenso  de España a la tiranía”. 

 

Carlson vino a Madrid a las protestas de Ferraz y entrevistó al líder de Vox, Santiago Abascal. “El descenso de España a la tiranía parece inquietantemente familiar. El líder de la oposición, Santiago Abascal, es una de las pocas personas que se opone a ello. Viajamos a Madrid para hablar con él”, decía Carlson en la red social X. 

Además, Anne Appelbaum, una prestigiosa intelectual respetada como pocas en todo el mundo, señalaba con dureza a Sánchez en X: “El primer ministro español ha decidido conceder una amnistía a los separatistas catalanes para permanecer en el poder. Eso incluye ignorar el papel ruso en el movimiento separatista…”.

 

Golpes tremendos a la imagen de Pedro Sánchez y a su ego. Su imagen internacional que ha cultivado con mimo se desmorona. Quizás no sirva de mucho, pero es un consuelo al menos ver cómo empiezan a conocer al verdadero personaje fuera de España.