| 04 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez observa a Feijóo en un debate del Senado
Pedro Sánchez observa a Feijóo en un debate del Senado

Alto voltaje en el Senado: Feijóo acorralará a Sánchez con Marlaska y Montero

El tercer cara a cara entre el presidente y el líder del PP llega este martes con el inquilino de La Moncloa desbordado por sus "líos" con Melilla, la sedición y el esperpento del 'sí es sí'

| Enrique Martínez España

Este martes va a tener lugar un nuevo cara a cara, el tercero, entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, en la sesión de control al Gobierno que tendrá lugar en el Senado -esta vez con tiempo limitado para el primero-, y en un momento donde el Ejecutivo está viendo como varios asuntos espinosos protagonizan el debate público y serán seguro recurso de la oposición.

Sánchez se reencuentra este martes con Feijóo en el Senado con tres incendios mayúsculos encima de la mesa de su Gobierno

En un momento en el que la velocidad en política va muy rápido y en clave ya de precampaña, la inflación o el debate más puramente económico y energético ligado a la guerra de Ucrania, que fue el contexto de los primeros cara a cara, ha dejado paso a asuntos más ideológicos y polémicos.

 

Sánchez se reencontrará con Feijóo con tres incendios mayúsculos encima de la mesa de su Gobierno: la supresión del delito de sedición anunciada por el propio presidente para beneficiar a los independentistas con la posible reforma de la malversación, la crisis del asalto a la valla de Melilla -que volvió a la actualidad tras desvelarse nuevas imágenes-, y toda la polémica tras la aprobación de la ley de sólo sí es sí y las rebajas de penas a agresores sexuales.

Sánchez: o apoyar a Montero o corregirle

Este último punto, el de la ley del sólo sí es sí, es el que puede ser más amargo para Sánchez en su debate con Feijóo, ya que el presidente deberá en su réplica mostrar mucho más claramente que lo ha hecho hasta ahora si apoya a la ministra de Igualdad, Irene Montero -como hizo en un primer momento- o si la corrige y reconoce fallos en esta ley, así como si respalda a los jueces tras los ataques de Podemos, algo que le piden muchas voces socialistas.

 

Feijóo y Sánchez en su último cara a cara en el Senado.

 

El asunto de la ley de sólo sí es sí  ha incendiado las relaciones entre el PSOE y Unidas Podemos, que sigue cerrado en no acepta ningún error, y entre los jueces y el Gobierno, en una semana además donde se conmemora la lucha contra la violencia de género, y un debate, el del feminismo, que puede pasar factura electoralmente al PSOE como ya indican algunos sondeos tras la polémica. Dar la cara ante Feijóo en este escenario no será plato de buen gusto para Sánchez.

 

Y de un ministro tocado, Irene Montero; a otro, Fernando Grande Marlaska, que sigue en el punto de mira. Ni la oposición ni los propios socios del Gobierno creen su versión sobre lo ocurrido en Melilla en verano con varias muertes en el asalto de la valla, aunque el titular de Interior tiene que agradecerle a su compañera de Igualdad que le haya quitado el foco.

En el anterior cara a cara, PP y PSOE aún estaban negociando la renovación del CGPJ, y el tono del debate fue más de guante blanco. Este martes se espera mucha más bronca

Feijóo, aunque no ha querido llevar a Marlaska a una comisión de investigación en el Congreso, puede provechar para atizar a Sánchez a cuenta de su apoyo cerrado al ministro.

Y si hay un tema que ha roto la ya de por sí escasa relación entre Sánchez y Feijóo es la supresión del delito de sedición (y veremos si la reforma del de malversación) para contentar a los independentistas. En el anterior cara a cara, PP y PSOE aún estaban negociando la renovación del CGPJ, y el tono del debate fue más de guante blanco.

No convenía atacar demasiado al adversario. Ahora, con las negociaciones rotas y el dosier de la sedición encima de la mesa, los reproches entre Sánchez y Feijóo se esperan mucho más broncos.