| 29 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Los barones del PP arropando este miércoles a su candidato a lendakari.
Los barones del PP arropando este miércoles a su candidato a lendakari.

Feijóo pone a Sánchez contra las cuerdas en la recta final de la campaña vasca

El líder del PP da un ultimátum al presidente para que rompa ante notario sus pactos con Bildu y se lanza a por el voto útil frente al PSE y al PNV para ser llave de la gobernabilidad vasca.

| Marta Gómez Montero España

El elefante en la habitación ha irrumpido en los últimos compases de las elecciones vascas y ha reventado la campaña de Sánchez y de su candidato Eneko Andueza. El objetivo de ambos socios - el PSOE y los abertzales- era que no se hablara de ETA en esta campaña. Todo parecía ir bien hasta que el hombre de paja de Arnaldo Otegi, Pello Otxandiano se negaba, entre balbuceos, a calificar de banda terrorista a los asesinos etarras.

Con un 30% de indecisos y sólo un 60% de votantes fieles al PNV, Feijóo advierte que hay tres formas de votar a los abertzales: de forma directa votando a Bildu; "encubierta", cogiendo la papeleta del PSE y "en diferido" haciéndolo al PNV.

En Moncloa se han encendido todas las alarmas y se ha desplegado una campaña de hipocresía sin parangón en la que los dirigentes socialistas compiten a ver quién se escandaliza más. Pero la realidad es que, como en la canción de Joan Manuel Serrat: Fiesta, cuando se acabe el domingo, Sánchez seguirá en Moncloa gracias a Bildu, con María Chivite en Navarra pasará tres tantos de lo mismo y Bildu continuará gobernando Pamplona gracias al PSOE.

Y como Feijóo lo sabe, lo que pretende es precisamente dejarle en evidencia retándole a que firme ya ante notario -"de la palabra de Sánchez no te puedes fiar" advierten desde Génova- el compromiso de aislar a Bildu en todas las instituciones: es decir, certificar que en ningún caso harán lendakari a Pello Otxandiano y romperán, antes del domingo, los pactos en Madrid, Navarra y Pamplona.

Los populares ya anticipan que Sánchez "no establecerá ningún cordón sanitario a Bildu" y que frente a la sobreactuación de las últimas horas, la realidad es la que expresó el delegado del Gobierno en Madrid, Francisco Martín al elogiar que Bildu: "Han hecho más por España y los españoles que los patriotas de pulsera".

Los candidatos de Vox, Podemos, PSE, PNV, Bildu, PP y Sumar en el debate de ETB este martes

Frente a tanta "ignominia", el popular Javier de Andrés se va a presentar como el único candidato netamente constitucionalista con el objetivo de atraer a los votantes del PSE que están escandalizados -pero estos sinceramente - de los pactos de Sánchez con los herederos políticos de ETA, pero también a los del PNV.

Con un 30% de indecisos y sólo un 60% de votantes fieles al PNV, Feijóo advierte que hay tres formas de votar a los abertzales: de forma directa votando a Bildu; "encubierta" cogiendo la papeleta del PSE y "en diferido" haciéndolo al PNV. Los jetzales están agitando en las últimas horas el miedo del centro derecha a que gane Bildu y presentándose como 'voto refugio' frente al PP, para intentar frenar la fuga de votos al Partido Popular.

Javier de Andrés o Isabel Díaz Ayuso están alertando en estas horas decisivas que el "único voto útil inequívocamente constitucionalista está en el Partido Popular y no en un PNV " travestido" que vota todas las barbaridades ultras de izquierda y que gobernaría sin duda con Bildu", apostillaba la presidenta madrileña.

El elefante en la habitación ha irrumpido en los últimos compases de las elecciones vascas y ha reventado la campaña de Sánchez y de su candidato Eneko Andueza.

El objetivo del Partido Popular es alcanzar el número suficiente de escaños para que en el caso de que PNV y PSE no alcancen la mayoría absoluta en el País Vasco, se conviertan en la llave de la gobernabilidad, más allá de la investidura. Eso, con el permiso de los herederos políticos de ETA, que Sánchez ha blanqueado tan eficazmente que acarician ganar las elecciones del próximo domingo.