| 05 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez en Bruselas
Pedro Sánchez en Bruselas

Europa acorrala a Sánchez por “torpedear” la inyección de fondos

Los “hombres de negro” de la Comisión Europea han concluido que los fondos de Bruselas no están llegando a la economía española ante la falta de ejecución del Gobierno

| Yolanda Lorenzo España

Nuevo toque de atención muy serio al Gobierno de España por parte de Bruselas: los llamados “hombres de negro”, que son los funcionarios de la Comisión Europea encargados de ir a los países que han recibido fondos europeos para informar sobre la implantación de los mismos, han lanzado ya una advertencia al Gobierno de España: las ayudas de Bruselas no se están ejecutando al ritmo esperado. 

Una conclusión a la que han llegado después de que se hayan reunido con con el Ministerio de Seguridad Social, con empresarios y con sindicatos para monitorizar la aplicación de ayudas en los diferentes estratos sociales. Una investigación que ha tenido una doble vertiente: en primer lugar, han querido controlar el estado del sistema de las pensiones, así como su reforma planteada en los últimos meses. La respuesta, contundente: el actual sistema de pensiones no es sostenible a largo plazo y, por lo tanto, no pueden garantizar su continuidad a futuro. 

En segundo lugar, los “hombres de negro” han dado la voz de alarma por el ritmo tan lento de aplicación de los fondos europeos por parte de Moncloa, lo cual está haciendo que los ciudadanos y, en general, la economía nacional, esté recibiendo muy pocos estímulos gracias a estas ayudas millonarias de Bruselas. 

Pero es que es tal el descontrol en cuanto a la distribución de los fondos y su posterior aplicación por parte de las Comunidades Autónomas que, cuando estas reciben los fondos y los distribuyen (una cantidad muy inferior a lo que deberían, según Bruselas), esas regiones no pueden ni siquiera devolver a Moncloa los datos sobre a qué han destinado esos fondos europeos, puesto que la plataforma tecnológica del Ministerio de Hacienda para volcar esos datos todavía no está operativa. 

Recordemos que hay fondos europeos, un año después de su aprobación por parte del Gobierno, que todavía no están recontados y especificados, puesto que, más de 380 días después, el Ejecutivo ni se ha dignado a implementar una plataforma informática para que las autonomías vuelquen sus datos. 

Esa es solo una de las muchas anomalías que Europa ha encontrado en la desastrosa gestión de los fondos europeos por parte de Sánchez. Pero hay más. Destacan, por ejemplo, la pírrica cantidad de dinero europeo con destino concretado. Según el informe de ejecución presupuestaria de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE), de los (aproximadamente) 18.000 millones otorgados por la Comisión, Sánchez solo ha ejecutado 4.500 millones, de los cuales 3.000 han ido a parar ya a las autonomías. 

En total, España recibirá unos 77.000 millones de euros; ha ejecutado 4.500

Pero es que, en total, los fondos destinados a España desde 2021 hasta 2026 son tan grandes que Europa está preocupada por este ritmo tan lento de ejecución. Las cifras dan la razón a Bruselas: si con unos 36.000 millones euros en estos dos años (2021 y 2022) Sánchez ha colapsado y no ha ejecutado todas las ayudas, hay riesgo de que los fondos se estanquen, ya que en total España tiene asignados unos 77.000 millones de euros hasta 2026.

El Gobierno se excusa en que faltan funcionarios, que las Comunidades Autónomas también son lentas y que la oposición torpedea los fondos. Nada nuevo en el discurso de Moncloa, pero lo cierto es que detrás de este reparto de fondos hay una profunda improvisación que tiene desconfiada a la Comisión Europea: hay mucho dinero en juego, o se destinan y ejecutan ya, o España corre el riesgo de que su economía no reciba la ayuda que tanto necesita y que las autoridades europeas, incluso, puedan condicionar el resto de fondos aprobados para el país.