| 29 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Pedro Sánchez con calaveras en el Valle de los Caídos
Pedro Sánchez con calaveras en el Valle de los Caídos

El bulo del sanchismo con la ONU y las Leyes de Concordia: son tres relatores

¿Ha censurado Naciones Unidas las normas del PP y Vox? No, es un informe redactado por tres relatores internacionales de sólo ocho folios y a instancia de una denuncia del Gobierno

| Enrique Martínez España

“La ONU censura las leyes de concordia que PP y Vox impulsan en Castilla y León, Aragón y Comunidad Valenciana”, es el titular que ha comenzado a repetir varios medios de comunicación, dirigentes del PSOE y el llamado equipo de opinión sincronizada del sanchismo a modo de consigna del día en la sanchosfera. Pero ¿Es verdad? No exactamente. No es Naciones Unidas la que se ha pronunciado, sino tres relatores internacionales en un informe ad hoc en respuesta a una denuncia presentada por el Gobierno de España.

En concreto, tres relatores internacionales especiales, el argentino Fabian Salvioli, la guineana Aua Baldé y el chileno Morris Tidball-Binz, han elaborado un informe de tan sólo ocho folios -no han hecho un análisis muy minucioso de tres leyes que ni siquiera están aprobadas y son sólo proyectos de ley- a instancias del Gobierno de Pedro Sánchez que pretende llevar las leyes de concordia a organismos internacionales para estirar su estrategia de acusar al PP y Vox de “blanquear el franquismo”. El famoso ‘fantasma de Franco’ que el PSOE siempre resucita en elecciones o para desviar la atención.

Pero los relatores internacionales no son la ONU como tal, sino tal y como indica Naciones Unidas, los relatores trabajan de forma voluntaria y no son personal de la ONU y ni reciben un salario por su trabajo. Son “expertos independientes de cualquier gobierno y sirven a título individual por su experiencia de trabajo”. En el caso de los que han hecho el informe sobre las leyes de concordia, se desconoce para que otros gobiernos extranjeros trabajan.

Los relatores además acusan con generalidades a las leyes de concordia de Castilla y León, Aragón y la Comunidad Valenciana sin hacer un análisis de cada una y olvidando una cosa básica: no están aprobadas, son proyectos que deben pasar un trámite parlamentario y donde pueden incluirse modificaciones.

El informe de los relatores de sólo ocho folios -un trabajo de instituto es más extenso- afirma cosas como que la ley valenciana de concordia “desvirtúa la memoria al ampliar el alcance de la ley a las víctimas del terrorismo etarra e islámico” ¿Acaso no merecen el mismo respeto todas las víctimas? El informe ad hoc para el sanchismo habla también de invisibilizar a las víctimas del franquismo o no darles ayudas, algo que no ocurre por ejemplo en la ley de concordia valenciana, que amplía la condición de víctima, pero no niega a las del franquismo. En definitiva, otra estrategia del sanchismo para estirar el comodín de Franco.