| 30 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Carles Puigdemont
Carles Puigdemont

Los informes que apuntalan la conexión rusa de Puigdemont, al descubierto

Salen a la luz unos informes que apuntan que Puigdemont buscó ayuda en Rusia para lograr la independencia, en la primavera de 2019 mandó a un consejero a Moscú y conseguir el apoyo de Putin.

| L. F. España

Carles Puigdemont no encontró apoyos en la Unión Europea ni en Estados Unidos para conseguir la independencia en Cataluña. Por ello, apostó más alto y envió en la primavera de 2019 a uno de sus consejeros para mantener conversaciones en Rusia y conseguir el apoyo de Putin para lograr su plan independentista. 

Josep Lluis Alay, un alto consejero del expresidente catalán Carles Puigdemont viajó hasta Moscú para conseguir el apoyo político de los rusos. Según adelanta The New York Times, Alay se reunió con funcionarios rusos, con exagentes de inteligencia y con el nieto de un espía de la KGB. Su propósito en Rusia era garantizar su ayuda para lograr la separación de Cataluña del resto de España, según un reporte de inteligencia europeo.

 

Fue el último recurso que le quedaba al autoexiliado Puigdemont para obtener apoyo político, ya que desde la Unión Europea y Estados unidos la intención era que España se mantuviera intacta. A día de hoy tanto Alay como el expresidente confirman que hubo viajes a la ciudad rusa, pero no con las intenciones que se han informado, que en estos datos forman parte de: "una 'historia fantasiosa' creada por Madrid".

Algo que contrasta con la información que aparece es documentos oficiales. Vladimir Putin estaría intentando promover alteraciones en Occidente al apoyar movimientos políticos divisivos. No solo el catalán, también en Italia intentaron financiar a un partido de extrema derecha. 

Si Alay insiste en que no viajó a Rusia con esas intenciones, debe saber que muchos de los funcionarios con los que se reunió en Moscú están involucrados en la lucha que mantiene el Kremlin contra Occidente.  Se trata de aportar propaganda y desinformar además de ayuda financiera secreta y ataques informáticos, en definitiva ayudar a desestabilizar la política con incluso fugas de información.