| 23 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Pedro Sánchez en Israel
Pedro Sánchez en Israel

Sánchez acelera su plan con Puigdemont: defiende sin tapujos al “verificador”

El presidente del Gobierno respalda que la exigencia de Junts de reunirse en un país extranjero con mediador “puede ayudar al diálogo” y avanza que irá Santos Cerdán

| Enrique Martínez España

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, una vez tiene registrada la Ley de Amnistía en el Congreso para que comience su tramitación parlamentaria, avanza en otra de las exigencias de Carles Puigdemont para darle su apoyo en la investidura: la polémica figura del verificador. Así, preguntado por este tema, Sánchez ha defendido sin tapujos esta figura como “una ayuda para el diálogo”.

En una conversación informal con los periodistas que le han acompañado en su gira por Israel, Pedro Sánchez, ha sostenido que la inclusión de un mecanismo de verificación en acuerdo con Junts “puede ser de ayuda dada la desconfianza existente entre este partido y el PSOE”.

Esta mesa de verificación entre el PSOE y Junts está previsto que se reúna próximamente en un país extranjero para analizar el avance del pacto entre Sánchez y Puigdemont con uno o varios verificadores internacionales que den fe de lo hablado. Entre los asistentes, no se sabe el nombre de los verificadores, pero Pedro Sánchez ha confirmado que por parte del PSOE estará el secretario de Organización, Santos Cerdán -el negociador del pacto con Puigdemont- y descarta la asistencia del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero.

El tema del verificador internacional es muy polémico, ya que es un mecanismo que se usa en grandes conflictos -como por ejemplo en la guerrilla de la FARC con el gobierno de Colombia-, algo que no sucede en el caso de Cataluña, y que supone además un negociar con un prófugo fuera de España y de la soberanía nacional.

Pedro Sánchez además se ha pavoneado de que no cree que la ley de amnistía pueda terminar pasándole factura a nivel electoral. El presidente ha sostenido que ahora tiene cuatro años por delante y que aunque en su momento los indultos a los líderes del procés generaron mucha polémica "hoy ya nadie me reprocha las medidas de gracia".