| 20 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
No quedará ningún alto cargo de la anterior Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.
No quedará ningún alto cargo de la anterior Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.

La foto más reveladora de la gran purga de Sánchez: no dejará ni uno

La fotografía triunfal que la cúpula del PSOE se hizo en torno a un Sánchez exultante al término del anterior Congreso Federal es hoy la imagen de los caídos o de los que están por caer. 

| Laura Moro España

 

La destitución de Adriana Lastra como portavoz del PSOE en el Congreso, por un diputado canario casi desconocido además, ha acrecentado la sensación de los socialistas de que Pedro Sánchez no va a dejar a nadie vivo tampoco en el partido, tras la escabechina que hizo en su Gobierno en julio. 

El ruido interno es tal que este viernes por la tarde el portavoz adjunto en la Cámara Baja, Felipe Sicilia, improviso una comparecencia sin preguntas para rebajar los decibelios en torno a la segunda purga que planea Sánchez.

Durante la misma, Sicilia afirmó que la fiel Lastra revalidará su cargo como número dos del PSOE en el 40º Congreso Federal que el partido celebrará en Valencia en octubre. Y negó que su salida de la Portavocía del Congreso sea una purga. "Lastra no solo va a estar en el Congreso, sino que estará en la primera fila", remachó. Excusatio non petitaaccusatio manifesta.

Sin embargo, en el PSOE todos tienen asumido que nadie está a salvo después de ver caer a Carmen Calvo, José Luis Ábalos, Iván Redondo y la propia Lastra bajo el garrote vil de su jefe de filas. 

Hace cuatro años

La fotografía triunfal que la cúpula del PSOE se hizo en torno a un Sánchez exultante al término del anterior Congreso Federal, el de junio de 2017, es hoy un recuerdo demoledor. La imagen de los caídos o de los que están por caer. 

En esa instantánea, tomada el 18 de junio de aquel año en Ifema, aparece a la derecha del secretario general de los socialistas la todavía presidenta del partido, Cristina Narbona, que figura como fija en las quinielas de las nuevas víctimas del rodillo sanchista.  

Al lado de ésta, puño en alto, está Óscar Puente, que sobre el papel sigue siendo el portavoz del partido. Sobre el papel, porque no llegan a media docena las veces que ha ejercido como tal desde que fue nombrado en aquel verano de 2017. Su destitución se da por descontada.

A la izquierda de Sánchez está Lastra, a quien ha apartado de un cargo que le daba gran proyección, ya que nunca pensó en ella como ministra. El futuro de la asturiana dentro del partido es incierto, pese a lo dicho por Sicilia. En vista del precedente de la crisis de gobierno de julio, cualquier cosa es posible. 

 

A su lado, José Luis Ábalos. “José Luis, sabes que tu tiempo ha pasado”, cuenta el director de ESdiario que le dijo a bocajarro el presidente a su hasta entonces ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE cuando le comunicó que estaba fuera.

Después la fotografía enfoca a Alfonso Gómez de Celis, vicepresidente primero del Congreso. Era un hombre llamado a ocupar el trono de Susana Díaz en Andalucía y al final Sánchez lo orilló, como a tantos, para apostar por Juan Espadas, alcalde de Sevilla. 

Por último sale retratada Carmen Calvo, la que parecía vicepresidenta intocable y salió de la foto del Gobierno la primera. Se especula con que ella podría ser la próxima presidenta del partido, pero en vista del cesarismo que practica Sánchez solo él y su dedo pulgar conocen sus planes.