| 19 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Sánchez ha recolocado a su exportavoz y exministro... en la ONU.
Sánchez ha recolocado a su exportavoz y exministro... en la ONU.

Indignación entre los embajadores de carrera por los dedazos de exministros

El presidente convierte las embajadas más codiciadas en la carrera diplomática en la "cola del paro" de los ministros a los que cesa porque no le sirven. Y los profesionales están hartos.

| Javier Ruiz de Vergara España

Lo que comenzó hace años como una práctica puntual -el nombramiento de un político en una embajada como premio a su trayectoria o como reconocimiento institucional- Pedro Sánchez la ha convertido en una práctica habitual: copar las legaciones diplomáticas que más visibilidad reportan con los ministros a los que él mismo echa del Gobierno.

Por eso, la Diplomacia Española lleva varios años reclamando "respeto" para los embajadores de carrera. En especial el colectivo de los más jóvenes, conocedores de la dificultad de cursar unas más que exigentes oposiciones y a los retos que afrontan para lograr destinos atractivos a lo largo de su carrera.

El caso de la embajada de la UNESCO en París es paradigmático: Iceta llega ahora para relevar al exministro Uribes. Y este asumió el cargo de manos de Andrés Perelló, el 'gurú' de Sánchez para su Memoria Histórica.

Y ya durante la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, en este sector que pasillea a la espera de destino por el Palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, muchos pusieron el grito en el cielo con el nombramiento de cargos políticos para embajadas de indudable relevancia.

 

Fue el caso del socialista y exalcalde de Barcelona, Joan Clos; al que Zapatero envió a Turquía. O el exalcalde de La Coruña, Francisco Vázquez, aterrizado en la legación de la Santa Sede. O el caso del exministro de Defensa, Pedro Morenés, premiado con la codiciada embajada en Washington.

Muchos de los diplomáticos que habían alzado su voz hace tiempo contra estas prácticas, estan acumulando en las últimas horas nuevas dosis de enfado con los dos últimos enchufes socialistas con embajadas a su medida. Los de los exministros Miquel Iceta y Hector Gómez rumbo ya hacia las codiciadas embajadas de la UNESCO (París) y Naciones Unidas (Nueva York).

 

 

Uribes e Iceta: dos hombres y un destino común. Echados por Sánchez del Gobierno, premiados con la embajada en la UNESCO.

 

Fue este pasado martes cuando el Consejo de Ministros anunció el nombramiento de Iceta como nuevo embajador de España ante la UNESCO. Lo curioso es que Iceta sustituye allí a José Manuel Rodríguez Uribes, exministro de Cultura. Y Uribes, a su vex, sucedió a Andrés Perelló, miembro de la Ejecutiva Federal de Sánchez responsable en su día de la Memoria Histórica. El ideólogo de la exhumación  de los restos de Franco.

Cabe recordar que Sánchez ha premiado a otra exministra, la de Educación, Isabel Celaá, con otra de las joyas de la corona diplomática: la embajada ante el Vaticano, con sede en Roma. Y otra exministra efímera, Carmen Montón, sigue al frente de la legación ante la Organización de Estados Americanos (OEA), con sede en Washington.

 

Otra exministra de Sánchez infiltrada en la Diplomacia: embajadora ante el Vaticano.

 

"Esto es una vergüenza, no se nos respeta", se lamentan las fuentes diplomáticas consultadas por ESdiario. Acostumbradas estas mismas fuentes a ver que, sea quien sea el inquilino de La Moncloa, no se premia el mérito y la capacidad en el reparto de los destinos en el Exterior.

Aunque estas fuentes consultadas reconocen "la competencia y la discrecionalidad del Gobierno en materia de nombramiento de titulares de embajadas", atribución del ministro de Asuntos Exteriores, expresan "disconformidad" con el nombramiento de los llamados embajadores políticos que no pertenecen a la Carrera Diplomática.

"Los miembros de la Carrera Diplomática tienen un alto grado de idoneidad, experiencia acumulada y acreditada competencia profesional para desempeñar las funciones de jefe de Misión con total eficacia y lealtad al Gobierno, en defensa de los intereses de España y de nuestros nacionales", se señala desde la Asociación de Diplomáticos Españoles.

Además, en un comunicado, la ADE, que aglutina a cerca del 70% de los miembros de la Carrera Diplomática, ha manifestado "su preocupación y su disconformidad" con los nuevos  nombramientos

"Resulta particularmente inquietante que estos nombramientos se hayan producido" para encabezar la representación de España ante la ONU y la UNESCO, "dos puestos especialmente técnicos y sensibles, sobre todo en la actual coyuntura geopolítica, a los que tradicionalmente acceden diplomáticos de contrastada valía profesional en el ámbito de las relaciones internacionales y, especialmente, en el complejo mundo de la diplomacia multilateral".

La ADE ha llamado la atención de que con estos dos nombramientos ya son cuatro las embajadas ante organismos internacionales en manos de embajadores políticos, "sin trayectoria internacional relevante alguna, con la merma para la imagen del país que eso supone, especialmente con nombramientos que afectan simultáneamente a varias organizaciones internacionales".