| 06 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
La magistrada María Luisa Balaguer, con Conde Pumpido al fondo.
La magistrada María Luisa Balaguer, con Conde Pumpido al fondo.

Conde Pumpido ya maniobra en el TC pero se encuentra con la horma de su zapato

Fuego amigo "progresista" para el magistrado favorito de Moncloa para la presidencia del tribunal de garantías. María Luisa Balaguer reúne apoyos y plantará batalla al veterano jurista.

| J.R.V España

Fuego amigo contra Cándido Conde-Pumpido. La magistrada María Luisa Balaguer se medirá previsiblemente ante el magistrado gallego por la presidencia de un Tribunal Constitucional que se prepara para su renovación parcial y para cambiar su mayoría -de conservadora a progresista-, aunque fuentes del órgano de garantías aseguran que los contactos en el tribunal para medir los apoyos aún son incipientes y que, por lo tanto, no hay favorito.

Desde hace varios meses Pumpido sonaba como sucesor de González-Trevijano. A finales de agosto, poco antes de la apertura del año judicial, el nombre de la catedrática Balaguer se puso sobre la mesa, pero aún era muy pronto para que ambos se midieran por la presidencia

Las fuentes consultadas indican, no obstante, que Pumpido ya habría iniciado una serie de contactos con el resto de magistrados del tribunal que servirían para calibrar qué opciones tendría de ser elegido.

Se da la circunstancia de que el exfiscal general mantiene una "magnífica" relación desde hace más de 20 años con dos de los nuevos magistrados -el exministro de Justicia Juan Carlos Campo y la magistrada jubilada del Tribunal Supremo María Luisa Segoviano-.

 

Las mismas fuentes, sin embargo, avisan de que aún es pronto para adelantar un resultado, dado que ni el bloque conservador ni el bloque progresista se ha reunido para fijar posiciones, y puesto que ni siquiera los posibles aspirantes a ocupar la presidencia han llegado a postularse de alguna manera.

Así, distintas fuentes coinciden en señala que el momento de deliberar sobre la presidencia será una vez se incorporen los cuatro nuevos magistrados, que hay que respetar los tiempos del tribunal y evitar entrar en "profecías".

De este modo, insisten en que, de momento, los magistrados del Constitucional están concentrados en el proceso de renovación parcial que ha comenzado esta semana después de que el Consejo General del Poder Judicial desvelara el nombre de los dos magistrados que le corresponde designar al tribunal: Segoviano y el magistrado del TS César Tolosa.

 

Así, las fuentes consultadas dan por hecho que el nuevo presidente del tribunal será del bloque progresista y recuerdan que en el TC no existen candidaturas, sino que los miembros eligen de forma consensuada un nombre, que es el que se propone finalmente.

Históricamente se elige al presidente y al vicepresidente entre los cuatro magistrados que, por las renovaciones parciales, lleven más tiempo en el Constitucional.

El exfiscal general de Zapatero mantiene una "magnífica" relación desde hace más de 20 años con dos de los nuevos magistrados -el exministro de Justicia Juan Carlos Campo y la magistrada María Luisa Segoviano-.

Desde hace varios meses el exfiscal general del Estado Conde-Pumpido sonaba como sucesor de González-Trevijano. A finales de agosto, poco antes de la apertura del año judicial, el nombre de la catedrática de Derecho Constitucional Balaguer se puso sobre la mesa, pero aún era muy pronto para que ambos se midieran por la presidencia, porque estaba pendiente la renovación del tribunal.

Ahora que la renovación parcial del Constitucional es una realidad, las fuentes consultadas aseguran que Balaguer se muestra como una opción, toda vez que tendría más posibilidades que Pumpido de reunir los apoyos del sector conservador por tener un perfil de "consenso".

Las mismas fuentes, sin embargo, precisan que de momento los contactos en el tribunal para calibrar los apoyos a cualquiera de los dos magistrados son muy incipientes.

Fuentes del ala conservadora aseguran que hasta ahora no ha habido reuniones ni contactos en este sector para fijar postura sobre si apoyan a Conde-Pumpido o a Balaguer o si se abstendrán. Las fuentes consultadas en el bloque progresista indican que, por su parte, tampoco ha habido aún reuniones para establecer apoyos.

En cuanto a la vicepresidencia, las fuentes del órgano de garantías explican que ésta previsiblemente recaerá sobre el magistrado Ricardo Enriquez, dado que es tradición no escrita en el tribunal que si la presidencia la ocupa un magistrado progresista, el puesto de número dos sea para un conservador.