| 23 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, este lunes en 'Génova'.
El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, este lunes en 'Génova'.

El PP recurrirá a los tribunales para evitar una cacería en la comisión Bárcenas

El Congreso y el Senado inician este martes los trabajos para escrutar los dineros de los partidos. Rajoy será llamado a comparecer pero guarda una sorpresa para Sánchez, Iglesias y Rivera.

| Javier Ruiz de Vergara España

Los partidos políticos, todos los que tienen representación parlamentaria, comienzan este martes su particular striptease. O por mejor decir, el de sus finanzas. Y lo hacen en medio de una gran bronca con escasos precedentes y con un juego de acción-reacción que vislumbra en el horizonte momentos de tensión política inédita hasta la fecha.

El Congreso va a ratificar -gracias a la alianza entre PSOE, Podemos y Ciudadanos- el arranque de los trabajos de la comisión de investigación que va a analizar la financiación del PP. Un órgano parlamentario que presidirá el canario Pedro Quevedo y que nace del acuerdo de investidura suscrito en agosto pasado por Mariano Rajoy y Albert Rivera.

Sin embargo, este martes el PP va a llevar a la reunión de la Mesa de la Cámara una petición para paralizar el inicio de los trabajos hasta determinar, previo informe de los letrados, el periodo temporal y el ámbito institucional que se pretende investigar.

El PP quiere limitar los trabajos de la comisión para evitar una "causa general" y una "cacería" contra Rajoy

Como explicó este lunes el coordinador general de los populares, Fernando Martínez Maillo, el partido quiere evitar una "causa general" contra el PP y una "cacería política y mediática" contra Mariano Rajoy, añadida a la declaración presencial que el presidente deberá hacer el 26 de julio en la Audiencia Nacional por el caso Gürtel. Por eso Génova pretende que el límite para la comisión sea el año 2015, cuando se reformó la Ley de Financiación de los Partidos Políticos.

De hecho, Génova no descarta llevar a los tribunales esta comisión para evitar una "causa general" contra el partido a manos de toda la oposición.

 

Pero mientras el Congreso fiscaliza las cuentas del PP, en el Senado, otra comisión de investigación similar va a escrutar los números del resto de los partidos políticos. Fue la respuesta de los populares tras la decisión de Albert Rivera de forzar la creación en la Cámara Baja de la también llamada comisión Bárcenas.

El crowdfunding de Sánchez, los pagos de Venezuela a Iglesias, y los créditos de Rivera, bajo la lupa en el Senado.

Y como se da la circunstancia de que en el Senado los populares tiene una amplia mayoría absoluta, la Cámara Alta va a investigar algunas fuentes de financiación del PSOE, Podemos y Ciudadanos.

En concreto, el órgano parlamentario que inicia sus trabajos este martes va a estudiar el crowdfunding con el que Pedro Sánchez financió la campaña de las primarias -que creó recelos en la propia Gestora-; los pagos a los de Pablo Iglesias de regímenes como Venezuela, Ecuador e Irán; y los créditos recibidos por C's, así como la polémica compraventa de su primera sede en Madrid en pleno Paseo de Recoletos. Y también el 3% de los nacionalistas catalanes. 

La sesión de este martes en el Senado servirá únicamente para constituir la comisión y para elegir la Mesa que dirigirá los trabajos, cuya presidencia corresponde al PP, aunque podría cederla. En una próxima reunión se tendrá que empezar ya a debatir a quién se llama a declarar y para qué, qué es lo que se va a investigar.

En el Congreso, PSOE, Podemos y C's ya han confirmado que solicitarán la comparecencia del propio Rajoy de todos los tesoreros de su partido. Una imagen que podría tener su réplica: Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera desnudando sus cuentas en el Senado. Se augura bronca.