| 04 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Irene Montero y una imagen de la masiva manifestación
Irene Montero y una imagen de la masiva manifestación

Miles de feministas históricas se tiran a la calle para echar a Irene Montero

El feminismo clásico se ha hartado de inventos como la "Ley Trans", que frivoliza la condición de mujer, y se ha lanzado en masa a las calles a protestar.

| Manuel Villa España

Irene Montero suele intentar hablar en nombre de "todas", pero el feminismo clásico no la puede ni ver, por ser descriptivos en la relación que el movimiento mantiene con la ministra de Igualdad. Tanto es así que miles de mujeres, feministas convencidas, se concentraron a última hora del sábado frente a su departamento para exigir su dimisión.

"Contra el borrado de mujeres", rezaba uno de los lemas de la concurrida protesta, en referencia a la última de las agresiones que, a juicio de las feministas, han sufrido de Montero: una "Ley de Transexualidad" que consagra el llamado "sexo sentido" y que, a juicio de las manifestantes, diluye la identidad de la mujer permitiendo que cualquier lo sea con acudir a cambiarse el nombre en el Registro Civil, sin más trámites ni obligaciones.

La llamada "Ley Trans" ya fue aprobada el pasado mes de junio, aunque aún tiene por delante un largo recorrido en el Congreso y el Senado en el que, desde el PSOE hasta el feminismo histórico, aspiran a modificar lo que consideran un despropósito.

Así explica esa norma, por ejemplo, la escritora Lucía Etxebarría, convertida en uno de los referentes del pulso a Irene Montero y responsable del resumen más contundente contra la Ley Trans: "Anonymous avisa de que las mujeres más vulnerables son sujetos de abuso sexual y pérdida de derechos humanos. En diversos estados de EEUU se les condena a las mujeres a compartir celdas con violadores. Esto es lo que nos va a suponer la ley trans", dijo hace poco en su perfil en Twitter.

Bajo ese prisma, 10.000 mujeres marcharon entre las plazas de Neptuno y de Colón clamando contra Montero y, además, contra la prostitución y los vientres de alquiler: con esos objetivos, Igualdad ha encontrado una rocosa oposición a la que no puede despachar acusando de estar cerca del PP o de VOX. Todas se presentan a sí mismas como feministas y muchas de ellas han estado siempre cerca de la izquierda.

Y aceptan el choque con Podemos, como muestra la brutal respuesta que muchas de las presentes le dieron a Pablo Echenique cuando denigró su manifestación, tildándola de "pequeña" y atacando con dureza a TVE por informar al respecto: "Pequeña tu polla", le replicaron añadiendo el salario del diputado, que cifran en casi 127.000 euros anuales.

 

 

 

El pulso seguirá en las calles, con la sensación de que el PSOE respalda esta causa pero no se atreve a librar otra batalla frontal con Podemos: Carmen Calvo lo intentó y, sea o no ésta la razón, lo cierto es que acabó perdiendo la vicepresidencia primera del Gobierno. Y conviene recordar que, en los Presupuestos Generales del Estado, las partidas del Ministerio de Montero han sido de las más agraciadas, con un incremento del 20% para llegar a los 515 millones con que desarrollar su particular ideología de género.

 

 

 

Aún más, de la ausencia de freno de la ministra da cuenta la reciente incorporación, con un puesto de asesora concedido "a dedo", de la exdiputada Isabel Serra, condenada en firme por participar en una agresión a una mujer policía, un caso muy similar al de Alberto Rodríguez.

Sea como sea, Igualdad ha pinchado en hueso y por primera vez tiene enfrente a miles de mujeres que no se acomplejan por los mensajes de Montero y están dispuestas a plantarse ante sus leyes más delirantes, ésas que, a su juicio, degradan la condición de mujer por la que tanto han luchado.