| 24 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Pedro Sánchez en reunión con Aitor Esteban, portavoz del PNV.
Pedro Sánchez en reunión con Aitor Esteban, portavoz del PNV.

El PNV le recuerda a Sánchez que sus votos son tan caros como los de Puigdemont

Aitor Esteban señaló que Pedro Sánchez necesita todos y cada uno de los apoyos del PNV, Junts y ERC para sacar adelante su investidura y aguantar la legislatura. No lo tendrá fácil.

| Hugo Pereira España

La llave de la investidura de Pedro Sánchez la tiene Puigdemont. Es, posiblemente, uno de los argumentos que -para mayor desgaste- se ha venido pronunciando en las últimas semanas o, incluso, meses. Y ciertamente tan solo describe una importante pero mínima parte de la realidad. El candidato socialista a ser el titular de la presidencia del Gobierno de España necesita sin distinción, y por igual, los apoyos de Sumar -y todos los partidos que lo componen-, Junts, ERC, PNV, BNG y EH Bildu. Y Coalición Canaria también podría llegar a ser decisivo.

No solo Puigdemont. El resto de los grupos parlamentarios cuyo sí es de rigurosa necesidad para que Pedro Sánchez pueda seguir durmiendo en La Moncloa, se lo pueden -y se lo están- poniendo muy difícil. "La negociación no será fácil", reconocen solventes fuentes socialistas a ESdiario.

Y el PNV lo sabe. "Fue una reunión cordial pero general", describió este martes Aitor Esteban, portavoz de los nacionalistas vascos en el Congreso, tras su encuentro con Pedro Sánchez. "En las próximas semanas tenemos que ir cerrando el acuerdo, hoy tan solo hemos hablado de cómo está la situación y por dónde queremos avanzar", reconocen desde el PNV. "El sí del PNV no se dio al PSOE, no hay acuerdo", sentenció Aitor Esteban.

 

Pedro Sánchez, sin margen de maniobra

Si bien es cierto que la amnistía y el referéndum de autodeterminación que le exigen a Sánchez los independentistas catalanes para recibir su apoyo puede ser lo más caro de ofrecer, no es menos cierto que el resto de necesarios aliados pueden encarecer sus exigencias todavía más. Porque el juego ya ha comenzado. El que pide último, pide mejor.

Y es que, por el momento, salvo EH Bildu, ninguna formación política le ha garantizado su apoyo en la investidura: no los ha conseguido -todavía- tras haber pasado dos meses y medio desde los comicios del 23J. Esa es la realidad. Esto no está siendo un teatro; al contrario, el puzzle que debe encajar Pedro Sánchez es, si cabe, toda una obra de ingeniería política. 

"Salvo Bildu, el resto de partidos no tienen cerrado el acuerdo con Sánchez", aseveran a este periódico fuentes del PNV. Y para que los nacionalistas vascos le acaben otorgando su apoyo, "hará falta generosidad por ambas partes", reconocen. 

No solo es la investidura. "¿Cómo sacará adelante la legislatura?", se preguntan desde el PNV. Y "aunque sin etiquetas", manifiestan los nacionalistas, pero el acuerdo debe abarcar más que un corto horizonte de la investidura. "En las próximas semanas", en suma, desde el PNV tendrán "que ir cerrando un acuerdo complicado". 

 

El PSOE da por hecha la investidura de Sánchez

No todo son malas noticias o sensaciones para los socialistas. A pesar de la dificultad, el convencimiento de Pedro Sánchez de que sacará adelante su investidura no es mera compostura.

La imagen que tanto a Feijóo como a Aitor Esteban le mostró el candidato del PSOE es real: "Estamos convencidos de que Sánchez conseguirá la investidura", afirma a ESdiario una fuente de la máxima confianza del secretario general del PSOE. Es más, otra muy solvente fuente socialista sintetiza a este periódico: "Mucho mejor que a Feijóo nos va, al menos quieren hablar con nosotros". Por la parte del PNV, afirman a este periódico, "se le vio seguro a Sánchez [durante la reunión con Aitor Esteban], otra cosa es que acabe consiguiendo la investidura". 

En todo caso, la realidad -por el momento- es la que es. "Hasta ahora hemos mantenido una primera aproximación con las formaciones políticas", reconoce a ESdiario un muy conocido socialista, "Pedro Sánchez está poniendo el marco para los acuerdos", añade. No hay más que eso. "Las cosas tienen un recorrido lógico", se justifican desde un PSOE que, reiteran, "las negociaciones serán muy discretas".

"Se está buscando no solo un acuerdo de investidura sino que también de legislatura", asegura otra fuente del PSOE a este periódico. Y, por pedir, piden: "Nos gustaría cerrar los Presupuestos y la legislatura entera", inciden. 

En conclusión, celebran desde el PSOE, "lo que hay es una voluntad para el acuerdo". Pero de ilusiones no se consigue una investidura, lo saben en Ferraz.