| 29 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Pedro Sánchez junto a su mujer Begoña Gómez
Pedro Sánchez junto a su mujer Begoña Gómez

Begoña Gómez sabía del conflicto de intereses con Sánchez que tenía su trabajo

La mujer del presidente del Gobierno, Begoña Gómez, se planteó dejar su trabajo al comenzar a vivir en La Moncloa para evitar "cualquier conflicto de intereses", apuntan fuentes del PSOE.

| Hugo Pereira España

Es constructiva, positiva y siempre ve el lado bueno de las cosas”, aseguró Pedro Sánchez, en referencia a su mujer, Begoña Gómez, hace poco más de cinco años. “Me encanta que no se dedique a la política”, aseveró el presidente del Gobierno, quien siempre trató de dotar de un papel activo, poniéndola ante los focos mediáticos, a su cónyuge.

Begoña Gómez es una mujer "muy competente, cercana y agradable en el trato pero también exigente, bastante fajadora y nada blanda”, así la llegó a describir en el periódico El País una persona que ha tenido relación laboral con ella durante varios años. La misma fuente afirmó, además, que la mujer de Pedro Sánchez es muy reservada respecto a su vida privada: “Jamás la he oído hablar de su marido o sus hijas directamente, igual que deja al margen tratar sobre política”. 

 

No solo eso. Begoña Gómez quiso, desde un primer momento, tener un papel activo en la escena pública y ejercer como una primera dama. “Creo que puedo ayudar y dar visibilidad a cuestiones
solidarias”, aseguró Gómez en uno de sus primeros actos públicos tras postularse, hace poco más de cinco años, Pedro Sánchez a líder del Ejecutivo. En suma, no quería estar en la sombra, quería -por decisión personal- alcanzar un papel protagonista en la opinión pública.

Begoña Gómez se planteó dejar su trabajo 

Sobre el conflicto de intereses que le podía reportar su trabajo una vez llegado su marido a la Presidencia del Gobierno, Begoña Gómez era del todo consciente. Tanto es así que cuando aterrizó en La Moncloa, la licenciada en Marketing por ESIC y experta en crowdfunding y
captación de fondos de España, se planteó dejar su trabajo.

Concretamente, en esos días de aclimatación en lo que sería -temporalmente- su nuevo hogar, el Palacio de La Moncloa, la mujer de Pedro Sánchez, mientras se instalaba, llegó a reflexionar sobre su actividad profesional, "que probablemente abandone para evitar cualquier tipo de conflicto de
intereses", según habían informado fuentes del PSOE -por aquel entonces- al diario El País.