| 22 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La jefa de los eurodiputados socialistas, Iratxe García, recibe a Sánchez en una visita a Bruselas.
La jefa de los eurodiputados socialistas, Iratxe García, recibe a Sánchez en una visita a Bruselas.

Maniobras en Bruselas para evitarle a Sánchez nuevas reprimendas de Europa

PSOE y Podemos remiten una carta al presidente de la Eurocámara para boicotear el trabajo de la portavoz del PP, Dolors Monserrat, en la Eurocámara.

| M.B España

Las broncas de Europa al gobierno de Pedro Sánchez por asuntos tan diversos como el intento de asalto al CGPJ, el Delcygate, el llamado Ministerio de la Verdad o la vinculación de las ayudas postCovid a la aprobación de los PGE han hecho mella en los dos socios del Consejo de Ministros.

Así que PSOE y Podemos se han puesto manos a la obra para evitarle al inquilino de La Moncloa nuevos bochornos diplómaticos que tanto están dañando su imagen europea en forma de reprimendas. Y pretenden vetar en Bruselas los debates sobre la agenda española.

Un grupo de 34 eurodiputados socialistas, de la Izquierda Unitaria y verdes ha denunciado este martes en una carta al presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, el supuesto uso partidista que, a su juicio, hace la presidenta de la Comisión de Peticiones, Dolors Montserrat, "especialmente en aquellas peticiones relacionadas con asuntos críticos con la gestión del Gobierno de España".

La misiva, firmada entre otros por 16 eurodiputados socialistas españoles y tres parlamentarios de Podemos, alerta de que Montserrat "prioriza" peticiones españolas con las que llena el debate parlamentario de temas de política interna. Una de cada cinco peticiones discutidas en la comisión era española, denuncian los parlamentarios.

 

La eurodiputada y presidenta de la Comisión de Peticiones de la Eurocámara, Dolors Monserrat.

 

A su juicio, la dirigente popular ha logrado convertir la Comisión de Peticiones, a la que los ciudadanos pueden remitir sus quejas sobre cuestiones de derecho en la UE, en "una suerte de cuadrilátero de boxeo en el que hacer oposición política en España". Por ello le piden "que se ajuste a los criterios de imparcialidad y justicia que deberían regir su actuación al frente de la comisión de Peticiones para dar un trato justo a las preocupaciones de los ciudadanos".

Fuentes europeas confirman que el equipo de Sassoli ya ha recibido la carta, aunque por el momento no ha respondido a la queja. En este sentido, dudan de que el presidente pueda tomar medidas desde el punto de vista reglamentario.

Por su parte, fuentes del PP en la Eurocámara aseguran que la queja planteada no tiene "ninguna base ni credibilidad" y defienden que Montserrat dirige el debate según un orden del día aprobado por los coordinadores de los grupos políticos por mayoría.

Niegan que haya aumentado el número de peticiones españolas debatidas durante la etapa de Montserrat al frente de la comisión. Es más arguyen que en el año y medio que lleva la exministra presidiendo la comisión un 22 por ciento de las peticiones fueron españolas, y en el año y medio anterior, cuando la presidenta era la liberal sueca Cecilia Wikstrom, el porcentaje de peticiones españolas tratadas por la comisión fue mayor, un 36 por ciento.

Sobre la polémica con la secretaría de la comisión, en el PP entienden que los funcionarios hacen una recomendación, pero las decisiones la toman los grupos políticos por mayoría. "La presidenta ejecuta las decisiones de los coordinadores en su función de representación", alegan las fuentes consultadas.