| 18 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell; la secretaria de Estado contra la Violencia de Género, Ángela Rodríguez; y la ministra de Igualdad, Irene Montero.
La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell; la secretaria de Estado contra la Violencia de Género, Ángela Rodríguez; y la ministra de Igualdad, Irene Montero.

Igualdad erre que erre: insisten en que su ley no está rebajando las penas

Desde el Ministerio de Montero afirman que se han revisado 360 sentencias sin aplicarse reducciones, pero eso no quita que la ley del sí es sí haya rebajado las penas a más de 200 agresores.

| Raúl Puente España

Cuando los agresores sexuales que se han visto beneficiados por la 'ley del sí es sí' ya alcanza casi los 250, ahora desde Igualdad aseguran que es una falacia que su norma, la que ellos promovieron y crearon, sea la causa de estas rebajas de penas a agresores sexuales. Su argumentación: que se han revisado 360 sentencias sin aplicarse ninguna reducción.

Así lo ha defendido este lunes la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell: "Es una falacia. Si la mayoría de los tribunales con la misma ley no han revisado a la baja es que el problema no es la ley", ha afirmado en una entrevista en el programa Café d'Idees de La 2 de RTVE y Ràdio 4.

 



Además, ha intentado poner un ejemplo: "Si tú has puesto una pena de seis años porque era la adecuada y en ese momento era la mínima, que la ley te permita bajar la mínima a cuatro no quiere decir en absoluto que tú estés obligado a bajar a esta mínima".

La incongruencia de la delegada del Gobierno es evidente: que no todas las sentencias revisadas con la nueva ley hayan acabado en reducciones de condena no significa que debido a la misma no se hayan rebajado las penas a más de 200 agresores sexuales. No solo eso, también han acabado con algunos de ellos en la calle. 

Rechaza revisar la ley 

Además, Rosell ha vuelto a rechazar la idea de revisar la norma tal y como está en la actualidad para elevar las penas: "Hay una argumentación que hecha la culpa a la ley. La ley ha creado un nuevo sistema sobre la vieja ley que no protegía a la mujer. Que teníamos que bajar las penas estaba claro porque ahora cualquier tocamiento sin consentimiento es considerado agresión sexual. Pero nadie obligaba a bajar estas sentencias al mínimo".

Todo ello a pesar de que cada vez son más las voces que se suman a la critica de la ley y claman por su revisión, incluso políticos de izquierdas. La semana pasada fue el caso de la exalcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y este fin de semana ha sido el exvicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra.

 

Sobre el protocolo propuesto por el Ministerio del Interior para alertar a las nuevas parejas de los hombres con antecedentes judiciales vinculados a la violencia machista, se ha mostrado abierta a la posibilidad de "modificar algún tipo de norma para que eso sea factible".

"Yo como magistrada sí he advertido a muchas mujeres que su pareja tenía antecedentes. Se trata de ajustar mejor los tiempos y darles en seguida esa información. Y, más allá, darles una respuesta a sus demandas de seguridad", ha concluido.