| 17 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Pedro Sánchez, María Jesús Montero y Yolanda Díaz hablan en segundo plano. En primero el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo.
Pedro Sánchez, María Jesús Montero y Yolanda Díaz hablan en segundo plano. En primero el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo.

Yolanda Díaz, pillada insultando a Feijóo por lo bajini demuestra quién es fango

La vicepresidenta creía que nadie le escuchaba y ha soltado una expresión malsonante tras la respuesta de Pedro Sánchez al presidente del PP en el Congreso

| Raúl Puente España

A la izquierda política de nuestro país se le llena la boca hablando de la “máquina del fango” de una derecha que solo busca embarrar la escena a base de bulos, faltas de respeto e insultos a Pedro Sánchez, socios y allegados. Sin embargo, el concepto se da la vuelta con más facilidad de la que les gustaría a sus inventores, que son los primeros en faltar al respeto a sus rivales políticos. El último ejemplo este mismo miércoles con Yolanda Díaz, a la que el micrófono abierto de Pedro Sánchez ha jugado una mala pasada.

El líder del Ejecutivo terminaba de responder al principal mandatario de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, y bajaba como es costumbre su micrófono. Sin embargo. el aparato ha permanecido conectado unos segundos, los justos y necesarios para escuchar un claro “a la mierda” por parte de la también ministra de Trabajo dirigido, todo hace indicar, al máximo dirigente del Partido Popular.

 

Después se pueden escuchar durante unos pocos segundos más palabras de la líder de Sumar, pero los aplausos de la bancada socialista a su querido cabecilla hacen que no se entienda bien lo que dice la vicepresidenta. La pillada precisamente se ha producido después de la pregunta de Feijóo sobre la investigación a Begoña Gómez y las mentiras del presidente. Da la casualidad que el propio Sánchez haya vuelto a defender a su esposa asegurando que todo lo que rodea esas acusaciones es “fango, fango y más fango”.