| 18 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El expresidente de la Generalitat de Catalunya Carles Puigdemont durante una sesión plenaria en el Parlamento Europeo.
El expresidente de la Generalitat de Catalunya Carles Puigdemont durante una sesión plenaria en el Parlamento Europeo.

Puigdemont se queda sin inmunidad: él y sus amigos no pueden evitar la pataleta

La justicia europea le quita esa condición al expresidente de Cataluña y a los exconsejeros y eurodiputados Clara Ponsatí y Toni Comín. Sus compañeros independentistas se han volcado con él.

| Sergio Gimeno España

El Parlamento Europeo ha decidido retirar la inmunidad a los eurodiputados Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí como paso previo para su procesamiento por el Tribunal Supremo. Ahora que esa decisión ha sido avalada por el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE), Pablo Llarena, juez encargado del caso, puede emitir nuevas euroórdenes para que sean detenidos y entregados a España para que responda por su participación en el 'procés'.

Tal y como explica a ESdiario el abogado Pablo de Palacio, la sentencia puede ser recurrida ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), pero ese recurso no tiene efecto suspensivo por lo que podrían ser entregados sin necesidad de esperar a conocerse la decisión final. Por el momento, Puigdemont ha anunciado que presentará un recurso de casación, para el que tiene un plazo de dos meses. Como era de esperar, pataleta contra la decisión y comunicado en Twitter para mostrar su desacuerdo.

"Nada se acaba, todo lo contrario. Todo sigue. Presentaremos recurso en el TJUE, y defenderemos hasta el final nuestros derechos fundamentales, que son también los derechos fundamentales de los catalanes y los europeos. Con el mismo espíritu del primer día, trabajando por ganar la libertad.

Ciertamente que hemos trabajado duramente para obtener otra sentencia, pero también estábamos preparando el camino a seguir en caso de que el resultado fondo lo que hoy se ha comunicado. Y estamos listos para seguirlo desde ahora mismo. Tenemos dos meses para presentar el recurso a la máxima instancia judicial europea, que después dispondrá de seis meses para tomar una decisión.

Sin embargo, hoy la disidencia política está más amenazada en Europa. Las minorías políticas que defiendan causas que incomoden a los estados tendrán, si esta sentencia no se revierte, mayores dificultades para ejercer sus derechos"

No ha sido el único, ya que compañeros independentistas suyos como Pére Aragonés, Oriol Junqueras, Marta Rovira, Jordi Turrull, Míriam Nogueras o Dolors Bassa han mandado su apoyo a Puigdemont, remarcando que todavía queda camino por delante para que pase lo que debería haber pasado hace mucho: que Puigdemont responda ante la justicia española.

Por otro lado, la noticia ha sido celebrada por aquellos que quieren ver a Puigdemont respondiendo ante la justicia de nuestro país. Uno de los ejemplos más claros ha sido la portavoz del Partido Popular en el Congreso, Cuca Gamarra.

 

 

Estamos hablando de un nuevo varapalo de la justicia europea que junto con las cuestiones prejudiciales resueltas en marzo complican mucho el futuro de los líderes independentistas. Ahora Pablo Llarena puede emitir esas nuevas euroórdenes porque la inmunidad del Parlamento Europeo ha decaído. Por lo tanto, junto con las cuestiones prejudiciales resueltas en marzo, cualquier autoridad europea tendría la obligación de detenerlos y entregarlos a España sin ningún otro trámite.

Gracias a Pedro Sánchez y sus concesiones al independentismo catalán, hay que remarcar que serían entregados para que fueran juzgados por un delito de malversación agravada y no de sedición como se preveía antes de la reforma del Código Penal del mes de diciembre.