| 16 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La  vicepresidenta, Teresa Ribera
La vicepresidenta, Teresa Ribera

Sánchez vende Naturgy a un fondo de inversión con sede en un paraíso fiscal

El Gobierno ha dado luz verde a la compra de más de un 22% de las acciones de la energética a un fondo de inversión australiano que este jueves ha dado el visto bueno a las condiciones.

| Andrea Jiménez España

Pedro Sánchez, que siempre se ha autodenominado progresista, regreso en 2017 a la cúpula del PSOE para convertir al partido en el verdadero "partido de la izquierda en este país". Llegó imponiéndose al 'aparato', en unas primarias encarnizadas y aseguró que situaría al partido "tan a la izquierda como quieran sus militantes".

Pero ese discurso, con el que pretendía comerle terreno a un Podemos emergente, que seguía ganando enteros en las encuestas, se ha diluido, tanto es así que desde su Gobierno, ya se permite vender empresas estratégicas a fondos inversión extranjeros, con sede en paraísos fiscales, sin ningún beneficio para España.

Eso es lo que ha ocurrido con Naturgy. El Ejecutivo aprobó en el pasado Consejo de Ministros la OPA voluntaria y parcial del fondo australiano IFM para hacerse con hasta el 22,69% del capital de la empresa energética y la ministra del ramo, la vicepresidenta Teresa Ribera, lo vendió como una "oportunidad que ayude a consolidar con robustez el marco normativo y la transición energética" y con "garantías y cautela".

Además, el Gobierno solo ha puesto una serie de condiciones: que en un plazo de cinco años de la liquidación de la OPA el fondo deberá apoyar las inversiones de la sociedad en proyectos de transición energética en España que contribuyan a generar valor, así como a mantener el domicilio y sede de la compañía en España y "una parte significativa" de la plantilla.

La empresa ha aceptado las premisas marcadas por el Ejecutivo este mismo jueves, por lo que la operación ya es un hecho. "Acogemos con satisfacción la decisión del Gobierno español, y esperamos seguir trabajando estrechamente con la CNMV para la autorización final de la oferta y del folleto", ha señalado el director general de IFM Investors, David Neal.

Sin embargo, la venta de Naturgy a un fondo de inversión no ha gustado a ninguno de los partidos políticos, que no entienden cómo Sánchez, en medio de una crisis energética, en el que el precio de la luz no para de subir, permite un movimiento que resta influencia y control de un sector estratégico para España

De hecho, el PP ha exigido que las vicepresidentas Nadia Calviño y Teresa Ribera comparezcan en el Congreso para informar sobre la operación e intentará forzar un debate este mes en la Diputación Permanente, órgano que sustituye al Pleno en periodos no ordinarios de sesiones.

Críticas del PP: "Para España esta operación sólo puede conllevar riesgos de pérdida de control en un sector estratégico"

La vicesecretaria de Sectorial del PP y responsable del área económica del partido, Elvira Rodríguez, ha asegurado que "con nocturnidad y sin transparencia" el Gobierno ha aprobado "la toma de una parte significativa del capital de Naturgy por una gestora de fondos de pensiones australiana".

"Para España esta operación sólo puede conllevar riesgos de pérdida de control en un sector estratégico", ha asegurado la exministra.

Además, Rodríguez ha señalado que "no se puede presentar, como pretenden, como una apuesta por España de capital extranjero, pues es una mera operación financiera". "Dinero por acciones y no va a generar ni crecimiento ni más empleo. ¿Realmente merece la pena?", se ha preguntado.

Piden explicaciones en el Congreso

Por ello, el Grupo Popular ha pedido la convocatoria de una sesión extraordinaria de la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital para que comparezca la ministra del ramo y también vicepresidenta primera, Nadia Calviño, con el objetivo de "informar sobre la autorización de la OPA de IFM sobre Naturgy".

En segundo lugar, el PP ha solicitado que se convoque una sesión extraordinaria de la Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico para que acuda a informar de esa OPA la vicepresidenta tercera Teresa Ribera, quien aseguró este martes tras el Consejo de Ministros que se trata de una operación "singular" sobre una empresa que es "estratégica".

Como agosto es inhábil a efectos parlamentarios, es la Diputación Permanente la que debe decidir si se convocan o no de forma extraordinaria esas dos comisiones parlamentarias para que comparezcan las vicepresidentas. Por eso, los 'populares' han exigido a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que reúna a la Diputación Permanente para forzar un debate parlamentario sobre este asunto.

Podemos critica la operación, pero sin ministros al frente

Pero esta operación no solo no ha sido entendida desde la derecha, sino que también desde la izquierda ha supuesto otro cisma más en el seno del Consejo de Ministros, pues que Podemos nunca ha sido amigo de los fondos de inversión, a los que siempre ha denominado 'fondos buitre'.

De hecho, el coportavoz de la formación morada, Pablo Fernández, ha tildado de "craso error" el movimiento aprobado por el Gobierno, pese a que también lleva la rúbrica de Podemos, una vez que forman parte del Ejecutivo que lo ha permitido.

Aún así, Unidas Podemos ha querido distanciarse de la posición socialista, encabezada por Calviño y Ribera y han destacado el hecho de que el fondo comprador tenga su sede en un paraíso fiscal como Islas Caimán y que la operación se autorice en un contexto de subidas diarias del precio de la luz.

"La venta de un 22% de Naturgy a un fondo extranjero con residencia en las Islas Caimán es una pésima noticia para nuestro país. Perdemos soberanía. Nuestro objetivo como Estado debe ser garantizar derechos por encima de cualquier interés económico de una empresa extranjera, ha escrito desde la cuenta oficial del partido en Twitter.

La venta de un 22% de Naturgy a un fondo extranjero con residencia en las Islas Caimán es una pésima noticia para nuestro país. Perdemos soberanía. Nuestro objetivo como Estado debe ser garantizar derechos por encima de cualquier interés económico de una empresa extranjera.

— PODEMOS (@PODEMOS) August 4, 2021 " target="_blank">

Pablo Fernández, coportavoz de la nueva dirección que encabeza la ministra Ione Belarra, ha insistido en las críticas en otro mensaje: "Para bajar la inaceptable tarifa de la luz, es necesaria la creación de una empresa pública de energía. Vender el 22% de Naturgy a un fondo inversor radicado en las Islas Caimán profundiza el problema y hace que perdamos soberanía energética en el peor momento", ha escrito.

Pero eso sí, ninguno de los ministros morados se ha atrevido a sacar la cabeza, sino que la estrategia de confrontación la han dejado en manos del partido, para poder irse de vacaciones plácidamente, sin ningún escándalo que pueda enturbiarlas.