| 25 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Carmen Calvo
Carmen Calvo

Carmen Calvo ataca la sanidad privada tras tratarse ella en una clínica de lujo

La exvicepresidenta ha cuestionado la "privatización" de la sanidad pública pero sus hechos invalidan cualquier crítica a la medicina privada y concertada.

| Andrea Jiménez España

La hipocresía del PSOE llega, a veces, a límites insospechados y esta vez la protagonista ha sido la exvicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que este lunes ha criticado la existencia de la sanidad privada, alegando que genera desigualdad, cuando ella misma recurrió a una de las clínicas más renombradas de la capital cuando al inicio de la pandemia se contagió de coronavirus.

Calvo tiró de todos los tópicos posibles para denostar la existencia de la sanidad privada en la Cadena Ser y aseguró que era una de las causas de la desigualdad existente, al hilo de la publicación del informe de Oxfam Intermón que ha puesto de manifiesto cómo la pandemia a acrecentado las diferencias entre ricos y pobres. 

Pero para Calvo "el desmontaje de la igualdad y su falta de construcción también está alojada en esos pequeños detalles. Cuando nos dedicamos a desmontar la sanidad pública y a privatizarla, estamos desmontando igualdad".

Así, ha continuado explicado que "cuando la proclama política es tan trilera como ‘quiero bajar impuestos pero mejorar los hospitales’. Eso es una gran mentira, no es posible. Y cuando esto se resiente, se resiente la calidad de lo que le llega a las capas más frágiles".

Calvo, ingresada en la Clínica Ruber

Sin embargo, lo que omite decir la exvicepresidenta es que ella ha hecho uso de la sanidad privada cuando se contagió de coronavirus y se agravó su situación. En marzo de 2020 tuvo que ser ingresada y no acudió a ninguno de los grandes hospitales públicos de Madrid, sino que recurrió a la Clínica Ruber, una clínica privada de lujo, tal y como ya relató ESdiario.

Moncloa, consciente del debate que se abrió en su momento por esta incongruencia se apresuró a explicar que es funcionaria del Estado y por tanto miembro de la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (Muface), que tiene convenio con la Ruber. 

Sin embargo, lo que se omite es que a todos los funcionarios del Estado se les da la posibilidad de elegir entre la sanidad pública y la privada, y el 80% se decanta por esta última, incluida la propia Calvo que, aunque está en todo su derecho de hacerlo así, hace que se tambalee cualquier defensa de la sanidad pública que quiera hacer.