21 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez saluda a los mandos policiales al llegar a Ceuta.
Sánchez saluda a los mandos policiales al llegar a Ceuta.

Sánchez es recibido en Ceuta con abucheos, insultos y golpes a su coche oficial

El presidente ha podido comprobar en primera persona la indignación de los ceutíes por la falta de previsión del Gobierno. Y se ha llevado un chaparrón a pie de calle.

| J.R.V España

La salida de Pedro Sánchez de Moncloa para viajar a Ceuta le ha provocado al presidente del Gobierno un nuevo baño de realidad. En forma de un espectacular abucheo a su llegada a la ciudad tras arribar en helicóptero.

 

Primero ha llegado el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska. Y unos minutos más tarde lo ha hecho Sánchez, en la que es su primera visita a Ceuta como jefe del Ejecutivo.

Nada más pisar suelo ceutí, unas 50 personas le han recibido con abucheos y se han intentado abalanzar al vehículo oficial blindado. De hecho, varios de ellos han conseguido golpear el coche  en el que el viajaba el presidente. Agentes de la Policía Nacional ha intentado poner orden entre un ambiente muy tenso.

Sánchez ha llegado en torno a las 17.00 horas en helicóptero a Ceuta y, al abandonar el helipuerto en coche junto al ministro del Interior ha sido increpado por las personas allí congregadas, que portaban una gran bandera de España.

La situación se han repetido al llegar la comitiva de Sánchez a la sede del gobierno autonómico de Ceuta, donde los representantes del Ejecutivo central se han reunido con el presidente Juan Jesús Vivas para analizar la crisis migratoria.

El líder del Ejecutivo se ha desplazado después hasta el COS de la Guardia Civil en el Tarajal para ver las imágenes grabadas por los dispositivos de vigilancia de la Benemérita en el espigón anexo desde el lunes a las 2.00 horas, cuando comenzaron a entrar irregularmente en territorio español a nado o bordeando el extremo del vallado miles de ciudadanos del país vecino, en su mayoría menores y jóvenes varones, pero también mujeres y hasta bebés con meses de edad.