| 09 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Marlaska: ¿La chispa que puede desatar el incendio en el Consejo de Ministros?
Marlaska: ¿La chispa que puede desatar el incendio en el Consejo de Ministros?

La agonía de Marlaska y la salida de Maroto desatan nervios de "ERE" en Moncloa

Los ministros se tientan la ropa y en Ferraz se espera un golpe sobre la mesa. "Hace falta un impulso urgente", advierten los barones. El ministro del Interior y Madrid, el detonante.

| Javier Ruiz de Vergara España

"Los grupos de whatsapp de quien es alguien en la cúpula echan humo", reconoce un dirigente del PSOE a ESdiario. "Esto pinta a 'golpe sobre la mesa' antes de fin de año, es urgente coger impulso", añade.

Moncloa y Ferraz son en estas últimas horas un hervidero, la precampaña toma forma en las distintas direcciones territoriales socialistas, los candidatos buscan pesos pesados que participen en sus primeros mítines, y en algunas regiones -como Canarias, Madrid o Valencia- se espera el dedazo "divino" de Pedro Sánchez que designe cabezas de cartel para las municipales y autonómicas de mayo.

 

Y en este clima de fin de ciclo (primera parte) hay algunos que estos días se tientan la ropa con especial preocupación: los 22 ministros de Pedro Sánchez. O, por mejor decir, los 17 que pertenecen a la familia socialista de la larguísima mesa del Consejo de Ministros. Aunque tampoco en los cinco de la cuota morada puede decirse que reine la calma.

Conocido su autoritarismo y su personal manera de dirigir el PSOE, nadie sabe bien qué pasa estos días por la cabeza de Sánchez. Pero muchos sí conocen que algunos de sus asesores más cercanos llevan tiempo sugiriéndole una nueva crisis en su gabinete para "coger impulso"

Como suele suceder en estos casos, hay ya altos cargos y asesores de algunos miembros del Ejecutivo que llevan semanas "buscándose la vida", sabedores de que su nómina pública tiene las semanas contadas. Son aquellos de la más estricta confianza de algunos titulares de cartera que se da por seguro saldrán en las próximas semanas rumbo a la contienda electoral.

 

Entre ellos, la ministra de Sanidad, Carolina Darias; la de Industria y Turismo, Reyes Maroto; la de Educación, Pilar Alegría; y la de Ciencia, Diana Morant. La presidencia de Canarias y las alcaldías de Madrid, Zaragoza y Valencia pueden ser sus próximos objetivos según las quinielas que se maneja en la cúspide socialista.

En el Ala Oeste monclovita hay dos prioridades a resolver. El clamoroso vacío en el timón político tras el fallido experimento Bolaños, un ministro achicharrado en tiempo récord, y la ausencia de un vicepresidente político que Sánchez se negó a nombrar hace un año

Conocido su autoritarismo y su personal manera de dirigir el PSOE, nadie sabe bien qué pasa estos días por la cabeza de Sánchez. Pero muchos sí que saben que algunos de sus asesores más cercanos llevan tiempo sugiriéndole una nueva crisis en su gabinete para "coger impulso".

La disculpa ahora sería la agonía final del insostenible Marlaska y el urgente aterrizaje en Madrid de Reyes Maroto, favorita para dar la batalla municipal contra el popular José Luis Martínez Almeida.

 

La última foto del Gobierno data de diciembre pasado, cuando dio entrada al  ministro de Universidades, Joan Subirats.

 

En el Ala Oeste monclovita hay dos prioridades a resolver. El clamoroso vacío en el timón político tras el fallido experimento Bolaños, un ministro achicharrado en tiempo récord, y la ausencia de un vicepresidente político que Sánchez se negó a nombrar, pese a las sugerencias que algunos veteranos y barones le hicieron en el 40 Congreso Federal que el PSOE celebró hace un año en Valencia.

Precisamente a Bolaños se le atribuyen la descoordinación parlamentaria, los desplantes de Podemos y las tensiones constantes entre Ferraz y el socialismo periférico.

"La ocasión la pintan calva"

Algunos dirigentes del PSOE han vuelto a la carga estos días presionando a Sánchez para que, esta vez sí, haga una remodelación efectiva del Gobierno para afrontar las dos campañas electorales con nuevos bríos y encauzar el 2023 con todos los ministros carbonizados fuera.

Entre ellos los de Podemos, toda vez que para los barones Ione Belarra, Irene Montero y Alberto Garzón son una remora para sus posibilidades electorales en el futuro.

Estos dirigentes saben que "la ocasión la pinta calva". Y que la última y brutal arremetida de Pablo Iglesias contra Yolanda Díaz es la mejor oportunidad -aunque notablemente inviable- para que la vicepresidenta "acompañe" una posible crisis del Ejecutivo por parte del presidente, con la remodelación consiguiente del ala morada del mismo. Aunque nadie duda que eso supondría la guerra total entre Podemos y los ideólogos de Sumar.

Un aniversario que no está para fiestas

En cualquier caso, todas las fuentes socialistas consultadas por este diario coinciden en que la suerte del segundo gobierno de Pedro Sánchez "está echada". Como que el futuro de Marlaska está ya dictado dentro y fuera de Moncloa. El mejor ejemplo ha sido la salida en tromba de los ministros socialistas a defenderle. Otra cosa es como maneje los tiempos el presidente.

Este jueves, se cumplen tres años de su victoria en las últimas elecciones generales. Moncloa no está para fiestas, aunque tal vez la conmemoración se convierta en una purga en toda regla.