09 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Isabel Díaz Ayuso

La estrategia "antifascista" de la izquierda naufraga y Ayuso ya se ve en Sol

Las últimas encuestas a una semana de las elecciones dan por sentado una victoria del PP, mientras que el PSOE de Gabilondo no frena su caída alejándose sus posibilidades de gobernar

| Andrea Jiménez España

La estrategia de confrontación de la izquierda naufraga por días. La "alerta antifascista" lanzada por Iglesias tras haber recibido una carta con amenazas y secundada por PSOE, Más Madrid y Podemos no cuaja en un electorado madrileño que ha visto en Ayuso la mejor opción para gobernar.

Su postura al respecto de las amenazas, condenándolas, pero también apelando a la serenidad, a pesar de haber sido objeto de una más, ha llegado más a los votantes que el mensaje de una 'amenaza fascista' a la que se ha sumado hasta el moderado Gabilondo, que ve como se desploma en las encuestas.

De hecho, dos de ellas este miércoles dan a Ayuso como clara ganadora de las elecciones el próximo 4 de mayo, y en ambas podría formar gobierno con el apoyo de Vox. Tanto en la elaborada por NC Report para La Razón como en la de GAD 3 para ABC, dan por vencedor al PP, cuya intención de voto oscilaría entre los 59 y los 63 escaños en el mejor de los casos. 

 Así, la presidenta regional está cada día vez más cerca retornar a la Puerta del Sol, esta vez libre de las ataduras de un Gobierno de coalición con Ciudadanos que es, sin duda, el gran perjudicado con estas elecciones, ya que en todas las encuestas se quedaría fuera de la Asamblea madrileña.

Sin embargo, los populares no llegarían a conseguir nunca, según las previsiones, la mayoría absoluta marcada en los 69 escaños, por lo que necesitaría apoyos para gobernar y ahí Vox es el principal candidato, ya que consigue mantenerse en las encuestas en una horquilla entre los 12 y los 14 diputados. 

Los votantes de Vox se mantienen fieles

De hecho, los sondeos señalan que los de Rocío Monasterio tienen un electorado fiel. Ni las acusaciones de la izquierda, culpando a Vox de las amenazas recibidas, ni sus acusaciones de racismo por el cartel de los menores han hecho mella en las aspiraciones de los de Abascal, ya que mantendrían los 12 diputados que poseen actualmente. 

En el otro lado, el más perjudicado con esta estrategia de confrontación ha sido el PSOE de Ángel Gabilondo, que no ha terminado nunca de encontrar su hueco en la campaña. Llegó en busca del voto descontento de Ciudadanos, anunciando una bajada de impuestos, pero las órdenes de Moncloa llegaron pronto.

Fue entonces cuando el candidato pasó del "con este Pablo no", al "Pablo tenemos 12 días para ganar las elecciones" y Gabilondo se echó en brazos de Iglesias para intentar reeditar el pacto de Sánchez con Unidas Podemos.  

El PSOE se desploma y perdería casi 10 diputados mientras que Más Madrid ya le pisa los talones como opción preferida de la izquierda

Sin embargo, la factura que pagará será cara según las encuestas, ya que de ser el ganador de las elecciones en 2019 con 37 diputados, el PSOE se desangra de forma imparable. La encuesta más optimista, la de NC Report para La Razón le coloca con 33 representantes, mientras que la de GAD3 para ABC augura un desplome de hasta 10 asamblearios, situándole en una horquilla de entre 27 y 29.

Por su parte, Más Madrid, que temía en un principio que el desembarco de Iglesias hiciera mella en su electorado, parece que no sufrirá a causa del discurso encendido del candidato de Unidas Podemos.  De hecho, el partido encabezado por Mónica García se consolida, con los mismos 21 escaños que obtuvo en las pasadas elecciones, como el preferido de una izquierda a la que no le convence un Gabilondo excesivamente gris, ni apuestan por un Pablo Iglesias que no ha cumplido con sus expectativas al frente del Gobierno de España.

Así, el desembarco del exvicepresidente del Gobierno en la política madrileña, anunciada a bombo y platillo desde su sillón del Ministerio, para presentarse como una especie de salvador de los madrileños frente al "fascismo" que, a su juicio, representan PP y Vox, ha sido todo un fiasco.

Pablo Iglesias, candidato de Unidas Podemos

Bien es cierto que consigue arañar cuatro diputados más, pasando de los 7 a los 11 que ahora vaticinan las encuestas, pero que resultan insuficientes. No tendría el apoyo suficiente como para revalidar una cargo de vicepresidente, al que aspiraba, ya que Mónica García le ha ganado la partida, aunque a la izquierda, por mucho que sume no le salen los números.

Hasta al Rey

Por ello, Iglesias ya quería meter hasta en campaña al Rey, exigiendo una condena pública a las amenazas recibidas, para conseguir que el monarca se posicione políticamente en contra de Vox. Un discurso a la desesperada ante la evidencia de que Ayuso está cada día más fuerte.

Y es que, la posición de Ayuso como referente del PP frente al Gobierno de Sánchez sigue ganando enteros. La presidenta ha conseguido presentarse como la única opción posible, transformando las elecciones en una enmienda a Sánchez y a una gestión desastrosa de la pandemia, y todo apunta a que los madrileños confían en ella y que será la próxima inquilina de la Puerta del Sol.