| 02 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Foto de la fachada del Tribunal Constitucional.
Foto de la fachada del Tribunal Constitucional.

El PSOE culmina su asalto al Constitucional con su presidencia en juego

24 horas clave para elegir al próximo presidente que será del ala progresista: Conde-Pumpido, fiscal general con Zapatero, o la abiertamente republicana María Luisa Balaguer.

| Raúl Puente España

Después de que este lunes tomaran posesión de su cargo los cuatro nuevos magistrados y se despidiese de la presidencia Pedro González-Trevijano tras un año y un mes en el puesto (el más breve de la historia), el Tribunal Constitucional afronta 24 horas clave para su futuro. Dos nombres encima de la mesa, ambos del ala progresista: Cándido Conde-Pumpido  y María Luisa Balaguer

La llegada de estos cuatro nuevos magistrados (el ex ministro de Justicia Juan Carlos Campo y la ex alto cargo de Moncloa Laura Díez, propuestos por el Gobierno, junto a María Luisa Segoviano y César Tolosa, propuestos por el Consejo General del Poder Judicial) ha provocado un vuelco. Se ha pasado de una mayoría conservadora de 6 a 5 a una progresista de 7 magistrados frente a 4. Debido a esta nueva situación se garantiza que el presidente saliente sea sustituido por uno del ala progresista.

Mañana a las 13h está convocado el pleno para esta votación, en un principio de carácter secreto, que requiere mayoría absoluta y, en caso de que sea necesario repetir, mayoría simple. Como te digo este martes se produce esa reunión oficial de cada bloque para dejar clara la postura de cara al citado miércoles, pero, como es lógico, en las últimas semanas se han producido contactos informales que ya decantan las posiciones de un lado o del otro.

Se supone que la intención es que desde el ala progresista se proponga un único candidato, pero todo apunta a un escenario completamente abierto porque ambos parecen dispuestos a dar la batalla por la Presidencia del TC.

En principio los cuatro magistrados del bloque conservador se inclinan por apoyar a Balaguer, abiertamente republicana, en vez de a Conde-Pumpido, al que parece pesarle más su estrecha relación histórica y actual con el PSOE. Esto daría a la magistrada al menos cinco votos -incluyendo el suyo-, de modo que la pugna se sitúa en el seno del sector progresista, donde el posicionamiento de Campo, Díez y Segoviano será determinante.

En las últimas horas Balaguer podría estar recibiendo “ligeras presiones” que irían encaminadas a dejar el camino libre a Pumpido. Porque en Moncloa y en el Ministerio de Justicia reina la impresión de que Balaguer puede dar el sorpasso al gran favorito de Pedro Sánchez.

También se decide la vicepresidencia

El miércoles también se votará, con las mismas reglas, al nuevo vicepresidente, un cargo que ejercía otro de los magistrados salientes, el progresista Juan Antonio Xiol.

La norma no escrita que se ha venido aplicando en los últimos años, ya que no siempre ha sido así, marca que la Vicepresidencia del TC recaiga sobre un magistrado del bloque minoritario, es decir, el conservador en este caso. El presidente interino Ricardo Enriquez es el magistrado de mayor antigüedad y por lo tanto, si no hay sorpresas, será el elegido.

No obstante, si el sector conservador no vota por el candidato progresista, romperá el acuerdo tácito y, en consecuencia, la nueva mayoría podría adjudicar el cargo de 'número dos' a uno de sus miembros.