09 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Fernando Simón, y el documento de Sanidad que demuestra que mintió

Simón mintió para tapar a Sánchez e Iglesias: Illa lo confiesa ahora por escrito

El portavoz se inventó una excusa para dar una coartada a presidente y vicepresidente que el Ministerio de Sanidad se ve obligado a desmentir en documento oficial.

| Antonio R. Naranjo España

El polémico portavoz del Gobierno en la pandemia, Fernando Simón, acumula sospechas por su cobertura a todos los errores, retrasos e incluso negligencias cometidas desde marzo, coronadas con la ocultación, incluso, de la cifra real de muertos en España, superior a 60.000.

El científico que se estrenó descartando más allá de “algún caso diagnosticado” y llegó a afirmar que el exceso de mortalidad en España por coronavirus podría ser por un “accidente”; mintió también para dar una coartada a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias cuando ambos se saltaron la cuarentena obligatoria por los contagios de sus respectivas parejas, Begoña Gómez e Irene Montero.

Ésa es la conclusión de la investigación realizada por ESdiario entre marzo y noviembre, con documentación oficial probatoria de que Simón “fabricó” una excusa falsa para protegerles a ambos y que los dos, además, trataron de esquivar también la obligación de ofrecer explicaciones para quedar finalmente en evidencia por su propio Ministerio de Sanidad.

Cuando ocurrieron los hechos, el confinamiento y el estado de alarma estaban recién estrenados en marzo. Sánchez e Iglesias se saltaron la cuarentena de quince días preceptiva y mantuvieron actividades en grupo tanto públicas como privadas. El vicepresidente incluso fue captado en un supermercado, sin la debida protección, haciendo la compra, días después de que la ministra de Igualdad diera positivo por tercera vez.

 

Ante esas imágenes, Fernando Simón dio unas explicaciones públicas destinadas a proteger a ambos, apelando literalmente a unas supuestas “excepciones razonables” que, según sus propias palabras, estaban recogidas en documentación del Ministerio de Sanidad y pactadas incluso con las Comunidades Autónomas.

Era mentira

Todo ello era mentira. No existe tal protocolo, según una larga investigación de ESdiario que confirma que Simón se limitó a fabricar una coartada pública para auxiliar al presiente del Gobierno y al vicepresidente segundo, que no disponían de ningún tipo de permiso especial para sortearse el confinamiento derivado de la infección de sus esposas.

Y quien lo reconoce, en documento oficial elaborado a instancias e ESdiario, es el propio Ministerio de Sanidad, cuyo titular suelta amarras con su subordinado dejándole abandonado en el momento en que pesan sobre él peticiones de dimisión, reprobaciones parlamentarias y un descrédito cada vez más creciente.

Ahora Illa no ha tenido más remedio que admitir la burda mentira elaborada por Simón, reconociendo en un documento público, al que ha accedido en exclusiva este diario, que no existió ninguna medida especial diseñada para el presidente del gobierno, ni para su vicepresidente ni para ningún otro alto cargo, dejando en una insostenible situación al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

Simón aseguró que se saltaron la cuarentena por un "protocolo" que no existe: Sanidad lo reconoce ahora por escrito

Quien llegó a afirmar que se efectuaba una valoración que “se hace por los servicios Riesgos Laborales, que evalúan los contactos de riesgo, así como los riesgos a los que se exponen los empleados y las medidas específicas que tiene que aplicar a cada uno de ellos”. Illa ha reconocido ahora que su ministerio “no ha elaborado ninguna instrucción o documento específico para los miembros del Gobierno".

Así consta en la resolución de Sanidad con número de expediente 001-042078. A su vez, la resolución 360/2020 del Consejo de Transparencia del 15 de septiembre obliga a Fernando Simón a aportar los documentos, licencias o protocoles conforme a los cuales apeló para dar cobertura a Sánchez e Iglesias saltándose con ello las normas sanitarias e incumpliendo restricciones, destinadas a proteger la salud pública, que suponen “enfrentarse a importantes multas e incluso, sanciones penales”, según reza el documento al que ha accedido este periódico.

Los incumplimientos

Retrocediendo al comienzo de la crisis sanitaria, las pruebas documentales demuestran las irregularidades cometidas por Sánchez e Iglesias en reiteradas ocasiones. Por ejemplo, ambos estuvieron presentes físicamente en la aprobación por parte del Consejo de Ministros del estado de alarma, saltándose así la cuarentena de 15 días que deben seguir los contactos estrechos y los convivientes de aquellas personas que ha resultado positivos.

 

El documento oficial de Sanidad que desmonta la coartada de Simón, Sánchez e Iglesias para saltarse la cuarentena pese a estar contagiadas Begoña Gómez e Irene Montero

 

 El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson; la Canciller alemana, Angela Merkel o el de Canadá, Justin Trudeau, son algunos de los ejemplos internacionales que sí guardaron cuarentena por la misma causa médica.

El vicepresidente, Pablo Iglesias, se escudó entonces, para aparecer en persona, en un inexistente protocolo especial establecido por Moncloa, saltándose sin amparo legal alguno  así las limitaciones impuestas al resto de los ciudadanos, que debían permanecer en aislamiento tras estar en contacto con un positivo durante las dos semanas siguientes.

 

Entonces, fuentes del gabinete de Iglesias alegaron antes los medios de comunicación que, pese a convivir con la ministra de Igualdad, Iglesias estaría presente ya que “obviamente, ha seguido un protocolo sanitario, definido desde Moncloa, para asegurar que su asistencia es perfectamente viable”.

Además, incluso en una pregunta parlamentaria del PP, el Gobierno alegó que su presencia era “fundamental" para "coordinar" las políticas sociales ante la pandemia, asegurando, de nuevo que siguió un “protocolo sanitario organizado por indicación del Ministerio de Sanidad”.

Una justificación pública que, sin embargo, la Vicepresidencia Segunda no ha mantenido en las respuestas oficiales “privadas” a las preguntas cursadas por ESdiario siguiendo el cauce oficial que faculta a este periódico a obtener información pública relevante.

Sánchez e Iglesias también escurrieron el bulto

Para Pablo Iglesias, vicepresidente del Gobierno y Ministro de Derechos sociales y Agenda 2030, explicar los detalles de un protocolo que finalmente no existe “no es materia de interés público”, según consta en una respuesta formal remitida a ESdiario, con el número de expediente 001-042079 en la que el vicepresidente se sirve del subsecretario de su Ministerio, Joseba Miren García Celada, para negarse a dar explicaciones.

Su respuesta, que queda en evidencia por la “confesión” del Ministerio de Sanidad de la que no es consciente, va un paso más allá y manifesta sin pudor que se trataba de una “pregunta abusiva y hecha desde la mala fe”.

Además de no conocer cuando redactó esa respuesta en junio que el departamento de Illa ya ha reconocido que jamás existió ese protocolo al que Iglesias se aferró y Simón utilizó; cabe recordar que fue el propio Vicepresidente quien manifestó públicamente que le quedaban "14 días de cuarentena cuidando a mi familia y trabajando por medios telemáticos".

Sánchez e Iglesias también quedan retratados por Sanidad: se saltaron las cuarentena sin soporte alguno

En el caso del presidente Sánchez, también a preguntas de ESdiario, Moncloa se limitó a manifestar que no haría ninguna clase de declaración porque este asunto no es materia de “información pública”, o lo que es lo mismo, que no reviste interés público.  Otra, a respuesta sorprendente, viendo la conclusión de Illa, pero que figura también por escrito en el expediente 001-042080, con la firma del Secretario General de Presidencia, Félix Bolaños García, considerado el cerebro jurídico de Moncloa.

La explicación real, que Sánchez e Iglesias esconden, la ha tenido que reconocer a regañadientes el Ministerio de Sanidad, por escrito, dejando en evidencia las mentiras de Simón y el comportamiento arbitrario del propio Gobierno mientras, al conjunto de la ciudadanía, sí le aplicaban las limitaciones que ellos se saltaban sin respaldo legal alguno.

A fecha presente, ya en noviembre, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) sigue sin cumplir la “sentencia”, sobrepasados los diez de plazo máximo que tenía como tope.