| 23 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Álvaro García Ortiz en TVE
Álvaro García Ortiz en TVE

Escandaloso masaje de Fortes al fiscal general por defender el dedazo de Delgado

Álvaro García Ortiz aparece en TVE tras el varapalo del Supremo y señala que no consultó el nombramiento “para no dilatarlo” o justifica las filtraciones de la fiscalía del novio de Ayuso

| Enrique Martínez España

El fiscal general del Estado, Álvaro García Ortiz, no tuvo un buen día tras tumbar el Tribunal Supremo el nombramiento de la ex ministra Dolores Delgado como fiscal de Derechos Humanos y Memoria Democrática, una designación impulsada por el Gobierno de Pedro Sánchez y ratificada por García Ortiz. Sin embargo, el fiscal general acudió a TVE a defender su proceder que le ha vuelto a poner en la picota con peticiones de dimisión.

En una entrevista muy plana de Xabier Fortes en La noche en 24 horas, Álvaro García Ortiz justificaba que no consultara al Consejo Fiscal el nombramiento de Dolores Delgado “para no dilatar el proceso”. O dicho de otro modo, que nombrar con prisas a la ex ministra de Justicia de Pedro Sánchez era más importante que hacerlo con todas las garantías. Es más, García Ortiz hasta insinúa una persecución de la Sala Tercera del Supremo contra él.

 

Es más, el fiscal general del Estado insiste con Xabier Fortes que no había conflicto de intereses entre el cargo al que se designaba a Dolores Delgado y su pareja, el juez inhabilitado Baltasar Garzón, por tener actividades en defensa de los derechos humanos y la memoria histórica, algo que la sentencia del Supremo sí considera dejando en evidencia a Álvaro García Ortiz.

Álvaro García Ortiz asimismo se refirió a otros asuntos, y una vez más defendió las filtraciones de la Fiscalía en el caso del novio de Ayuso. El fiscal general del Estado se escudaba en que había una “información falaz” que había que desmentir para “informar a la opinión pública” pese a que como admite el caso está judicializado y se debía preservar los datos de un ciudadano por muy pareja de Ayuso que sea.