| 18 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
María Jesús de Montero durante un mitin en Sevilla este fin de semana
María Jesús de Montero durante un mitin en Sevilla este fin de semana

Los “agüelos” de Montero dejan desnudo a Sánchez: la economía no tira

La economía española no marcha como nos lo pintan desde la Moncloa. ‘Chiqui’ Montero se ha encargado de reconocerlo sin querer en un discurso lamentable sobre las pensiones. 

| Mr. Meme España

 

Lo de María Jesús Montero este fin de semana es de una gravedad extrema. No nos referimos a llamar “agüelos” a los abuelos, que eso es probablemente merecedor de cárcel, sino a sus palabras de fondo sobre la importancia de las pensiones. 

“Siempre lo digo como ministra de Hacienda: es el salario mejor repartido que pueden tener las familias. Porque los agüelos, las agüelas, no quieren las pensiones para ellos. Las pensiones son ayuda al pago de la luz del hijo que no puede pagar la luz. La pensión es ayuda para ir al supermercado, para ir a comprarle las cinco cosas que no puede”, ha dicho la ministra en un mitin celebrado en Sevilla este fin de semana.

El problema de Montero es que tiene la lengua muy larga y las ideas muy cortas. Se ha pasado de lista y, sin pretenderlo le ha metido un rejón de muerte a la propaganda gubernamental sobre nuestra economía

Es decir, las pensiones son vitales, dice ‘Chiqui’ Montero, porque con ellas los mayores ayudan a sus hijos  a pagar los recibos o a hacer la compra. Es un reconocimiento en toda regla de que en España muchísimas familias no llegan a fin de mes, no tienen para pagar la luz o para llenar la nevera. Una confesión que deja con el culo al aire al sanchismo que trata de convencernos de que nuestro país es la locomotora económica de Europa, que el empleo va como un tiro y que tenemos la inflación controlada.

 

El problema de Montero es que tiene la lengua muy larga y las ideas muy cortas. Se ha pasado de lista y, sin pretenderlo le ha metido un rejón de muerte a la propaganda gubernamental sobre nuestra economía.

Y un último apunte. Lo de llamar “agüelos” a los abuelos es de una zafiedad más de una ministra que acostumbra a hablar como si estuviera en el mercado en lugar de en el Gobierno de España. Ese tipo de expresiones, viviendo de personas que representan a nuestro país, deberían estar dentro del Código Penal.