| 19 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
La alusión a Millán-Astray fue uno de los momentos que aliviaron la tensión.
La alusión a Millán-Astray fue uno de los momentos que aliviaron la tensión.

Pablo Iglesias enseña la patita de sus obsesiones ideológicas con Millán-Astray

El discurso del líder de Podemos fue el más bronco pero al menos una alusión en la que se dejó llevar sirvió para quitar un poco de tensión junto a otras anécdotas de su intervención.

| M.O. España

La alusión al general José Millán-Astray, fundador de la Legión, ha sido uno de los pocos momentos en que se han rebajado la tensión durante la intervención de Pablo Iglesias

Después de que Pedro Sánchez hubiera defendido la validez del pacto entre PSOE y Ciudadanos en el turno de réplica del candidato socialista, el de Podemos ha respondido en su contrarréplica que ese acuerdo lo defiende también Alejo Vidal-Quadras, "que es más de derechas que Millán-Astray". 

La comparación ha sido recogida con gracia en la bancada popular, donde hasta el propio Mariano Rajoy -que ha seguido las intervenciones de Iglesias con especial atención- no ha podido evitar una sonrisa ante la alusión al expolítico del PP

También desde los escaños de Ciudadanos cayó con gracia la mención. Y como precisamente Iglesias tenía enfrente a los integrantes del grupo naranja, pudo bromear: "Ha sido nombrar a Millán-Astray y el señor Girauta se ha puesto nervioso".

La alusión a Millán-Astray rebajó un poco la tensión de un discurso bronco

Quien no aparentó ponerse nervioso fue Rajoy, al que tan sólo delataron algunos gestos durante la intervención de la representante de En Marea, Alexandra Fernández, sobre todo cuando cuando, citando a Xose Manuel Beiras, calificó al presidente gallego Alberto Núñez Feijóo de "brigada de demolición y etnocidio". 

Por lo demás, tampoco faltaron diputados populares que siguieron con interés la intervención de Iglesias. Fueron los casos, por citar algunos ejemplos, de José María Lasalle, uno de los intelectuales del grupo popular, que puso mucha atención cuando el de Podemos comenzó a citar a Maquiavelo en alusión a Albert Rivera

También, en los momentos en que Iglesias arremetía contra Pedro Sánchez desde la tribuna, Alicia Sánchez Camacho, secretaria primera de la Mesa del Congreso, no podía dejar de mirar con cara de sorpresa al líder de Podemos

Algunos diputados populares siguieron con extrema atención el acoso y derribo de Iglesias a Sánchez

Otro tanto le sucedió a Cristóbal Montoro durante la tangana a pie de escaño entre Iglesias y los diputados socialistas por la mención a la cal viva de Felipe González

Por otra parte, Albert Rivera no pudo evitar esbozar una media sonrisa cuando Iglesias pronunció "Pricewaterhouse Cooper" y afirmó "creo que esta vez lo he pronunciado bien" -y no como sucedió durante el debate a cuatro de diciembre cuando se lió con la pronunciación-.

Lo de la "naranja mecánica" también le hizo gracia al líder de Ciudadanos, que se sonrió mientras el diputado popular Jorge Moragas escrutaba su reacción.