| 20 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Alberto Garzón, líder de IU, en un reciente acto de la campaña electoral del 28M
Alberto Garzón, líder de IU, en un reciente acto de la campaña electoral del 28M

Alberto Garzón gana Supervivientes: del pacto de los botellines a Sumar

A Izquierda Unida le puede ir mal o muy mal, pero no a su jefe de filas que utiliza esas siglas para garantizarse siempre un sillón y un sueldo aunque condene a su formación al ostracismo.

| Mr. Meme España

Alberto Garzón es un superviviente nato. Negocia como nadie… su futuro. Acaba de anunciar de manera oficial lo que ya se sabía de forma oficiosa: Izquierda Unida -todavía existe, sí- se integra en la coalición Sumar de Yolanda Díaz. De esta manera pone los cuernos a Pablo Iglesias, con el que prácticamente no habla nunca, y se integra en Sumar.

Alberto Garzón y Pablo Iglesias en 2016 sellan la alianza entre Iu y Podemos

Hay que reconocer que Garzón es un especialista en colocarse. Sobrevivió a la debacle de IU en 2015 cuando consiguió dos escaños tan solo, uno para él, claro. Viendo que se le ponía cara de muerto, aceptó confluir con Podemos en un Unidas Podemos que se selló con el famoso “pacto de los botellines”, en alusión la foto con Pablo Iglesias en la que ambos cerraban el acuerdo brindando con unos botellines de cerveza. Muy 15M, cuando Iglesias aún hacía asambleas y vivía en Vallecas.

IU quedó reducido desde el 'pacto de los botellines' a unas siglas que por el peso de la historia todavía parecen tener algún valor político, más simbólico probablemente que real

Garzón fue hábil entonces en asegurarse un puesto prominente en esa entente, hasta el punto de llegar a ser ministro, nada menos. Eso sí, fue la sentencia de muerte a IU y le costó incluso que algunos sectores de la coalición le llamaran “traidor”.

 Lo cierto es que IU quedó reducido desde entonces a unas siglas que por el peso de la historia todavía parecen tener algún valor político, más simbólico probablemente que real. Yolanda Díaz así lo cree y con tal de integrar en Sumar esas siglas y asestarle a Iglesias un golpe muy duro le habrá ofrecido a Garzón un puesto, un sillón y un sueldo. No le va a faltar de nada. Si Telecinco decide un día llevarle a Supervivientes sin duda podríamos apostar mucho por él .