| 06 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Pere Aragonés.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Pere Aragonés.

Aragonés lanza el órdago final a Sánchez con un 'jaque mate' a España

Las cesiones de Sánchez y sus palabras criticando al Constitucional han dado alas al independentismo que ya marca el camino a un presidente 'echado al monte'.

| Andrea Jiménez España

El independentismo tiene a Pedro Sánchez en sus manos. Las cesiones a ERC, derogando la sedición, modificando la malversación y dando alas a un futuro referéndum, han espoleado a un separatismo insaciable que ya marca el camino a seguir al propio presidente del Gobierno. Una hoja de ruta diseñada cuidadosamente por Oriol Junqueras y que ejecuta Pere Aragonés, vía 'mesa de diálogo', donde expondrán sus exigencias, porque aunque Sánchez asegure que el 'procés' ha terminado, nada está más lejos de la realidad.

Así se lo ha hecho saber el propio presidente de la Generalitat, que en una entrevista en la cadena Ser, ha dejado claro que Sánchez  puede opinar "lo que quiera, pero no decidirá que yo renuncie a mis convicciones".

"Si alguien piensa que por llegar a determinados acuerdos hemos renunciado a lo que somos, a nuestras convicciones políticas, es que no entiende lo que pasa en Cataluña", ha aseverado el presidente catalán, que ha pedido respeto por las posiciones de todas las partes.

Por ello, ya ha lanzado su órdago al presidente del Gobierno, una exigencia total, un 'jaque mate' a España, que pasa por una reforma de la Constitución para dar encaje legal a su referéndum de autodeterminación. Otra modificación legal, la máxima que puede hacer un gobierno, con nombres y apellidos, la que quiere Oriol Junqueras.

Aragonés a Sánchez:"Si el problema es la reforma de la Constitución y no es la voluntad política, abordémoslo"

De hecho, Aragonés ve a Sánchez dispuesto a ello. "Si el problema es la reforma de la Constitución y no es la voluntad política, abordémoslo", ha destacado, porque prefiere hacerlo en connivencia con el propio presidente del Gobierno antes que de forma unilateral, aunque jamás ha renunciado a esta posibilidad.

"Debo ser muy prudente, y estoy convencido de que lo mejor que puede pasar es que haya un acuerdo para que se lleve a cabo un referéndum acordado", ha recalcado Aragonès al preguntársele si convocaría un referéndum como el del 1-O si no logra un acuerdo con el Ejecutivo central.

Las fases del nuevo proceso independentista

Así, ha avisado de que aprovecharán todas las oportunidades que tengan para avanzar con su hoja de ruta y ha asegurado que en la mesa de diálogo con el Gobierno han culminado una primera fase para "disminuir la capacidad represiva de determinados aparatos del Estado".

Por ello, ahora comienza la segunda fase, abordar la relación política entre Cataluña y el resto de España.  Aragonès ha asegurado que no han entrado en materia sobre esta cuestión, pero que les gustaría poder hacerlo "en los próximos meses".

EuropaPress_4395490_lado_izquiedo_i_d_secretario_estado_ministerio_agenda_2030_enrique_santiago

Pere Aragonés con dirigentes de Podemos

De esta forma, ha lanzado nuevo órdago a Sánchez, sabiendo, además, que cuentan con otro aliado de lujo, la parte morada del Gobierno, Podemos, que siempre se ha mostrado proclive a la celebración de un reférendum. 

De hecho, este mismo viernes, Pablo Echenique, ha subrayado que su formación apuesta por el "derecho a decidir" en Cataluña. "Creo que las posiciones en esta materia son conocidas y que cada partido defiende legítimamente", ha desgranado el portavoz de los morados para agregar que son partidarios de una consulta pactada.

Así, todas las cartas están sobre la mesa, solo falta el visto bueno de Sánchez. "En Cataluña no va a haber ninguna consulta de autodeterminación", zanjaba el presidente este jueves desde Bruselas. Pero tampoco pactaría con Bildu, ni indultaría a Junqueras.