| 16 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Volcán Cumbre Vieja expulsando lava y piroclasto.
Volcán Cumbre Vieja expulsando lava y piroclasto.

El Gobierno da a La Palma una quinta parte de lo que recibió Plus Ultra

La ayuda que el Gobierno ha destinado a las familias que lo han perdido todo en La Palma por el Cumbre Vieja resulta irrisoria si se compara con otras millonarias como la de Plus Ultra.

| Lidia Fernández España

La situación en La Palma es catastrófica, la lava ya ha llegado al mar y las pérdidas ya no solo están en tierra, sino que el ecosistema marino quedará arrasado, acabando con otro de los medios de vida de los palmeros, la pesca. A ello hay que sumar el desastre en tierra, con centenares de hectáreas sepultadas. Casas, cultivos, empresas y carreteras han quedado enterradas pero el primer paquete de medidas del Gobierno se queda muy corto. 

De hecho, tras declararse La Palma como zona gravemente afectada por emergencia de protección civil en el Consejo de Ministros por un real decreto, el Gobierno ha detallado cuál será el importe que se destinará a la ayuda de los palmeros que lo han pedido todo, un primer paquete de 10,5 millones de euros, algo que sabe a poco si se compara con los 53 millones que el Ejecutivo de Sánchez dotó a Plus Ultra

De estos 10, 5 millones de ayudas directas a las familias, 5,5 millones de euros se han aprobado al Ejecutivo canario para la adquisición de 107 viviendas en la isla de La Palma. Para que sean destinadas de forma temporal o permanente a las familias que han perdido la suya, tras declararse la isla como zona catastrófica. 

El resto son 5 millones que serán destinados en ayudas para la adquisición de enseres de primera necesidad para aquellas personas que han sufrido pérdidas o daños en su vivienda habitual. "Las familias podrán acceder a estas ayudas a través un procedimiento de tarjeta monedero", ha explicado la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros

El Gobierno está comprometido en ayudar a la isla de La Palma. No vamos a dejar a nadie atrás", continuaba la ministra. Las palabras de Rodríguez sirven para apaciguar la inquietud de los españoles con el irrisorio aporte económico del Gobierno ante una tragedia de tal magnitud cuando se compara con el aporte que hizo por ejemplo a la compañía aérea Plus Ultra para su rescate de 53 millones de euros.

El vicepresidente de Canarias, Román Rodríguez, ha confirmado que se han habilitado 10 millones de euros a través de Visocan, comprar más de cien viviendas para los afectados por el volcán que estarán habilitadas en las próximas semanas y cuya compra se está ultimando. También señaló que la Consejería de Economía, Conocimiento y Empleo, vía modificación de crédito, va a destinar 11 millones de euros al empleo y autónomos, pymes y empresas de la isla.

El rescate de la aerolínea Plus Ultra, vinculada al chavismo, por parte del Gobierno salió más caro a los españoles, casi 40 millones más, que el realojamiento de las familias que lo han perdido todo por el volcán. 

Todo un despropósito, ya que a estas alturas nadie ha querido o podido explicar por qué se regala un dineral a una empresa ruinosa desde hace años, pese a que el fondo de ayuda precisa que solo pueden recibirlo las empresas en problemas derivados de la pandemia.

Bien es cierto que las ayudas a La Palma no se quedarán ahí, sino que el Gobierno va a crear una comisión interministerial que tendrá su primera reunión el lunes 4 de octubre y estará dedicada más a la fase de reconstrucción de las zonas arrasadas por la lava, tanto zonas urbanas como cultivos, aunque aún no hay una previsión económica sobre esta cuestión, dado que el volcán sigue activo.

De hecho, ya el presidente del Gobierno anunció que se firmará un real decreto que abarcará medidas urbanísticas; un plan de infraestructuras para recuperar la movilidad en toda la isla; un plan de infraestructuras agrarias para recuperar la red de riego en las explotaciones; uno más energético que prevea líneas de transporte y distribución de energía eléctrica; y, por último, un plan de relanzamiento del turismo.

Sin embargo, numerosos usuarios en Twitter se han mostrado indignados con el importe destinado a La Palma para reconstruir la vida de las familias que lo han perdido todo a medida que la lava avanzaba hacia el mar. 

Especialmente ha salido mal parado Pedro Sánchez, las redes sociales se han llenado de mensajes que denuncian la actuación del Gobierno que destinó 53 millones de euros a Plus Ultra sin dar explicaciones y solo 10, 5 a los españoles que lo han perdido todo por la erupción del volcán de Cumbre Vieja.

Mientras tanto, la lava sigue corriendo por las laderas de La Palma y la colada que en la noche de este martes alcanzó el mar en la isla ha comenzado a formar un delta de lava que "poco a poco va ganando terreno al mar", según ha explicado este miércoles el Instituto Español de Oceanografía.

Los deltas de lava se conforman con la solidificación de la lava al contacto con el agua. Se enfría y rompe de manera que los fragmentos se van depositando sobre el lecho marino y forman una superficie no uniforme. Hasta el momento no se conoce una estimación del tamaño que ya ha alcanzado.

Pero esta no tiene que ser necesariamente una mala noticia, ya que el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha confiado en que la vía que la lava ha encontrado hacia el mar deje ahora de ensanchar las coladas en tierra y, por tanto, de ampliar los daños que causa en la isla.

Así lo ha detallado este miércoles en el programa Herrera en Cope, donde incidió en que el mejor escenario es que deje de "ensanchar y afectar a más viviendas", pese a que ya hay "daños tremendos e irreparables" tanto en zonas de población como agrarias.

El presidente recordó que este "era un momento peligroso" dado que la lava a "1.000 grados" entraba en contacto con un agua a "22, 23 grados" por las "emisiones, la toxicidad y las explosiones". Sin embargo, apuntó que la "sismicidad no ha aumentado", por lo que todo anda sobre un patrón "normal".