| 25 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El candidato de Podemos a la Alcaldía de Madrid, Roberto Sotomayor, interviene durante el acto de campaña 'Valentía y Orgullo para transformar Madrid', en la Plaza Pedro Zerolo en Madrid
El candidato de Podemos a la Alcaldía de Madrid, Roberto Sotomayor, interviene durante el acto de campaña 'Valentía y Orgullo para transformar Madrid', en la Plaza Pedro Zerolo en Madrid

La izquierda madrileña a porrazos ante el 28-M por TVE, los carteles y Ana Rosa

El candidato de Podemos al ayuntamiento cuelga un cartel despectivo hacia los madrileños del barrio de Salamanca. Más Madrid opta por otro de dudoso gusto en sentido inverso

| Benjamín López España

La extrema izquierda madrileña, Podemos y Más Madrid, llega a las elecciones municipales y autonómicas, no solo dividida sino enfrentada a cara de perro. Sin disimulo. La batalla para ellos no es ganar a Ayuso o a Almeida. La lucha en el caso de Mas Madrid se centra en ser la segunda fuerza política en la capital y en la región a costa de reducir a cenizas a Podemos. Estos, por su parte, tratan de sobrevivir. Se lanzan todo tipo de reproches entre ellos y sus estrategias son opuestas. 

El ejemplo más claro está en los dos carteles gigantes que han colgado Podemos y Más Madrid en sendas fachadas de Madrid. Roberto Sotomayor, candidato a alcalde por Unidas Podemos, ha colocado una inmensa lona en el corazón del barrio de Salamanca en la que se insulta a los ciudadanos que allí habitan. Se refiere a ellos como “los cayetanos”, un término muy similar al más clásico de “pijos”, que parece impropio de alguien que aspira a gobernar a todos, incluidos esos “cayetanos”.

La cosa no queda ahí, porque desde Unidas Podemos también se ha empujado e incluso liderado una campaña de ataques contra Ana Rosa que viene de lejos, pero que en las últimas horas ha subido de intensidad. En esta ocasión a costa de la medalla de la ciudad que ha impuesto el alcalde Almeida a la periodista. Sus palabras al recogerla, aludiendo a su lugar de nacimiento, Usera, “un barrio obrero antes de convertirse en Chinatown”, han servido de excusa esta vez para el linchamiento. En el caso de Sotomayor incluso para llamarla “corrupta”, nada menos. 

El insulto a los madrileños o a parte de ellos y la difusión del odio y la división es una táctica cuanto menos cuestionable para pedirles el voto. Es evidente que Podemos no aspira a ganar ni a que le vote una mayoría. Aspira simplemente a obtener representación. Las encuestas le sitúan en el filo de la navaja, a punto de quedarse fuera o a punto de conseguir hasta tres asientos en el Ayuntamiento. En la comunidad, Alejandra Jacinto parece tener el camino  algo más claro. Los últimos sondeos le dan hasta 8 escaños, quinta fuerza regional, tercera de la izquierda y muy lejos de Mas Madrid. 

 

Mónica García y también utilizaron en el pasado la estrategia de descalificar a los madrileños o de transmitir una imagen negativa de Madrid. No hace mucho insistían en mensajes que dibujaban un Madrid homófobo en el que no se respetan los derechos de todos. 

En esta campaña han cambiado de fórmula o al menos lo están intentando. Por eso Mas Madrid ha colgado un gran cartel en el centro de la capital en el que se lee “Madrid es la hostia” y ha grabado un vídeo de campaña con ese mismo mensaje. Un mensaje en positivo, un pretendido elogio, pero de dudoso gusto y que puede producir rechazo en muchos madrileños por soez y burdo. 

 

Polémica por TVE

Más allá de carteles, TVE ha sido otro punto de conflicto entre Unidas Podemos y Más Madrid. La cadena pública, avalada por la Junta Electoral, ha dejado fuera de los espacios de propaganda electoral a los ‘podemitas’ de Sotomayor y Jacinto. Se ampara en que no cumplen los requisitos mínimos de representatividad que dan derecho a esos espacios ya que se presentan con marcas diferentes en muchos lugares de España. 

Mónica García, la líder madrileña de Mas Madrid, lejos de arropar a Podemos en sus quejas ha dicho que la norma es la norma y que hay que cumplirla más allá de que le guste o no. Ajo y agua, vamos. Y es que, de nuevo, ahí se ve cómo la pelea por los votos vale más que la causa de la izquierda.

 

 

Sotomayor, sin citarla, ha respondido a las críticas con un mensaje que denuncia la falta de espíritu democrático de los que aceptan sin más que Podemos sea excluido de esos espacios electorales.

Es evidente que Mas Madrid y Unidas Podemos, que surgen del mismo árbol original de Pablo Iglesias y Errejón, luchan por los mismos votos, por los del electorado más de izquierdas. Por eso según se acercan las elecciones las discrepancias y roces entre ellos van en aumento. Y todo sin perder de vista que Más Madrid se ha integrado en el proyecto ‘Sumar’ de Yolanda Díaz, enemiga irreconciliable -por ahora- de Pablo Iglesias.