| 29 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Zapatero y Maduro, en una de sus últimas reuniones en Caracas.
Zapatero y Maduro, en una de sus últimas reuniones en Caracas.

Salen a la luz los "tejemanejes" de Zapatero y Monedero con Maduro en Venezuela

Con el escándalo Ábalos y el caso Delcy planeando sobre Moncloa, ZP saca un libro con una versión mucho más edulcorada de los lazos socialistas con el régimen bolivariano.

| Miguel Blasco España

Dicen que la mejor defensa es un buen ataque. Eso ha debido pensar José Luis Rodríguez Zapatero, ahora que el PSOE está acorralado por el escándalo Ábalos y las declaraciones de Koldo sobre su papel en el caso Delcy y su faceta de mediador en Venezuela.

Tal vez por eso, el expresidente ha decidido publicar un libro con una versión mucho más edulcorada de sus lazos con el régimen bolivariano de Nicolás Maduro. Y, de paso, sobre el papel del otro gran lobista del chavismo, Juan Carlos Monedero.

Zapatero desvela en su nuevo libro que el cofundador de Podemos jugó un papel clave para que el Gobierno de Venezuela presidido por Maduro, le permitiese viajar al país como observador electoral y posteriormente llevar a cabo una mediación entre el régimen y la oposición.

 

Portada del último libro de Zapatero.

 

Así lo señala en el libro Crónica de una España que dialoga en el que recoge varias conversaciones con el exdirector del diario La Vanguardia, Màrius Carol. ZP hace un balance positivo de esta etapa y cree que la mediación que lideró llegó a evitar una guerra civil en el país caribeño.

Zapatero revela que su primera aproximación con el conflicto en Venezuela vino por el lado de la oposición, en concreto en una visita del líder político Timoteo Zambrano a España en el año 2014 y le pidió que "mediara en el conflicto" a las puertas de las elecciones legislativas a la Asamblea Nacional.

El expresidente socialista relata que Zambrano le describió un panorama "muy preocupante", con una alta conflictividad entre ambos sectores en las calles y un número importante de opositores "privados de libertad".

Pocos días después de esa visita, recibió otra, la del número tres del Departamento de Estado de Estados Unidos, Thomas Shannon, según relata en el capítulo que dedica en exclusiva a su paso por Venezuela, "para animarme también a ejercer esa tarea de mediación", señala.

Zapatero le describe como el hombre del entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para Venezuela y afirma que se reunió varias veces con él para tratar el asunto de su mediación. "Recuerdo en particular una reunión en Londres en la que analizamos qué podía pasar si, como finalmente ocurrió, la oposición ganaba las elecciones a la Asamblea Nacional de diciembre de 2015", apunta.

 

Para conseguir el estatus de observador internacional, Zapatero necesitaba un aval "lo más cercano posible al Gobierno de Maduro", según indica dado que los observadores electorales tenían que pasar muchos filtros para ser finalmente aceptados.

 

Zapatero, entrevistado por Monedero en uno de sus programas.

 

En este momento es cuando el expresidente socialista decide recurrir a Juan Carlos Monedero, que ha ya había emergido como líder de Podemos junto a Pablo Iglesias y a quien ya conocía previamente. "Sabía que había asesorado a Chávez durante un largo periodo y también a otros gobiernos latinoamericanos de izquierdas. Así que le expliqué un poco la idea y prometió echarme una mano. Y gracias a sus gestiones me llegó la invitación para ser observador del proceso", sostiene.

En todo caso, Zapatero apunta que a su juicio -"después de casi una década viajando a Venezuela"- las relaciones y las influencias de Podemos con el chavismo fueron "mucho menores de lo que se han dicho" y "había gran parte de leyenda en eso", añade.