| 23 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Sánchez, este martes en el Congreso con sus diputados y senadores.
Sánchez, este martes en el Congreso con sus diputados y senadores.

Ni Sánchez puede camuflar la chapuza:"Tiene efectos indeseados y me quedo corto"

El presidente del Gobierno admite abiertamente que la ley de Montero es una chapuza aunque después recula y asegura que se trata de una buena ley con algunos efectos indeseados.

| Raúl Puente España

Está quedando demostrado que no son los mejores tiempos para Pedro Sánchez. El huracán originado por la ley del solo sí es sí sigue creciendo y está alcanzando su punto álgido con la reforma que el PSOE ha decidido presentar sin sus socios de Podemos. Desde la coalición intentan camuflarlo como "problemas habituales" en este tipo de relación, pero lo que es una realidad es que desde la formación morada cada vez alzan más la voz y desde el bando socialista parecen cada vez más hartos de sus "compañeros" en el Ejecutivo.

Una herida en la que puede ahondar el Partido Popular, que este martes ha asegurado mediante su director de campaña, Elías Bendodo, que verían con buenos ojos votar a favor de la reforma propuesta por los socialistas si no se desvirtúa con las enmiendas. Si esto llega a producirse podría ser la gota que colma el vaso.

La ley ha tenido efectos indeseados...y me quedo corto

Este martes el propio Pedro Sánchez se ha rendido a las evidencias y ha reconocido la chapuza que es la ley original creada por Irene Montero. Una ley que hoy critica abiertamente pero que hace no tanto alababa.

 

El presidente del Gobierno ha admitido que es "evidente" que transcurridos unos meses después de la aprobación de la ley, esta "ha tenido efectos indeseados en su aplicación", para después añadir un "y me quedo corto".

El jefe del Ejecutivo ha reconocido también que "lo cierto y verdad es que existe un problema" porque se han producido estas rebajas de condenas en los juzgados a los agresores.

 

Sin embargo, para evitar hacer estallar definitivamente su relación con Podemos, después ha matizado para dorar la píldora a sus socios. De esta manera, ha defendido que se trata de una "buena ley" que supone un "avance" en la protección de las mujeres porque sitúa el consentimiento en el centro y pretende que cualquier forma de agresión sexual sea perseguida "sin culpabilizar nunca más a las víctimas y siempre al agresor".

Precisamente el punto del consentimiento es y seguirá siendo la principal discrepancia entre PSOE y Podemos. En cuanto a los primeros, aseguran que el consentimiento sigue siendo, a pesar de la reforma, el centro de la ley. Sin embargo, los segundos creen que con la reforma se vuelve a un modelo legislativo parecido al anterior, algo que no están dispuestos a admitir.

La formación morada no da su brazo a torcer y el tira y afloja es continuo. Este martes lo hemos podido ver con Pilar Llop, socialista, e Irene Montero, de Podemos. La ministra de Justicia, al ser preguntada por si las revisiones de condenas seguirán una vez se reforme la norma, ha aludido directamente a su colega de Igualdad.