| 24 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez degusta unos churros en un bar.
Sánchez degusta unos churros en un bar.

La ruina de la hostelería española se confirma: 85.000 negocios cerrados en 2020

Mientras cada vez más empresarios y autonómos del sector se suman a la demanda millonaria contra el Gobierno, la radiografía de resultados de 2020 es demoledora.

| Miguel Blasco España

Sin el plan de rescate que reclamaban al Gobierno, ni las ayudas directas que el escudo social de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha negado a la hostelería, este jueves ha llegado la radiografía de 2020 que confirma que el Covid y la caótica gestión liderada por Salvador Illa de la pandemia ha sacudido al sector hostelero en un dramático tsunami económico y social.

Y mientras cientos de pequeños empresarios y autónomos siguen engrosando la demanda millonaria que se prepara contra el Ejecutivo en los tribunales por haber dejado abandonado a su suerte a un colectivo vital para la economía española, los datos oficializados por Hostelería de España demuestran que la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso tiene razón en su encendida defensa de los bares y restaurantes.

Las cifras hablan por sí solas. Bares y restaurantes concluyeron 2020 con unas pérdidas de más de 70.000 millones de euros, alrededor del 50% de sus ventas, y con el cierre definitivo de al menos 85.000 bares y restaurantes.

"El sector está en un momento crítico y atravesando su peor momento histórico. Cerramos 2020 con una reducción del 50% de la facturación. Esto es dramático para un colectivo tan fragmentado", ha advertido el secretario general de Hostelería de España, Emilio Gallego, en la inauguración del Foro Meet the Beer.

En concreto, el sector da la voz de alarman ante la pérdida de empleos, ya que actualmente hay 360.000 trabajadores que se encuentran en ERTE, mientras que calculan que se han perdido 300.000 de manera definitiva. "Creemos que unos 85.000 establecimientos han cerrado ya definitivamente y lamentablemente todavía no se ha tocado fondo", ha asumido Gallego.

Además, los empresarios advierten de que ante las nuevas restricciones y los cierres permanentes de locales en diferentes comunidades autónomas, las empresas "están muy debilitadas" y se encuentran en un "momento crítico y difícil".

 

 

Gallego ha lamentado que bares y restaurantes sean los señalados en esta crisis, por lo que Hostelería de España pondrá en marcha la próxima semana una nueva campaña, Un año de restricciones pagando los platos rotos. "Sentimos que se ha focalizado en la hostelería de forma injusta. Las administraciones no han hecho lo que tenían que haber hecho y ahora lo estamos vemos con las vacunas", ha denunciado.

"Se ha elegido a la hostelería como un sector muy visual, porque no hay calle en España sin bares, para parecer que son muy drásticos y se lucha mucho contra el virus. Somos un chivo expiatorio y ejemplificador de lo que no se ha hecho con otros sectores", se lamentan los portavoces del sector.

 De esta forma, Gallego ha vuelto este jueves en nombre del sector a "exigir" las "necesarias y urgentes ayudas directas" que llevan solicitando en los últimos meses pero que el Gobierno se ha negado a concederles hasta el momento.