| 07 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, durante su intervención en el Congreso.
La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, durante su intervención en el Congreso.

El repaso de Gamarra a Sánchez que deja al descubierto sus verdaderos intereses

La portavoz del PP ha afeado a Pedro Sánchez que se diera tanta prisa en reformar el Código Penal para acabar con la sedición y ahora muestre tanta parsimonia con de la ley del sí es sí.

| Raúl Puente España

Se dice que se coge antes a un mentiroso que a un cojo, y a Pedro Sánchez le están pillando muchas veces. Mientras son ya, al menos, 514 agresores sexuales beneficiados por la ley del solo sí es sí, la reforma para intentar frenar lo que llaman los "efectos indeseados" de esta norma no se tramitará de urgencia por culpa de la brecha abierta entre los socios del Ejecutivo.

Esta guerra abierta de acusaciones entre PSOE y Unidas Podemos ha acabado retrasando la llegada de la reforma y lo que es seguro es que ya no se tramitará de urgencia. Ahora, se espera que los socialistas convoquen un pleno extraordinario para el próximo 23 de febrero o si no, habría que esperar a la fecha natural para aprobar la reforma que sería el 7 de marzo.

Este miércoles, en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, la portavoz del Partido Popular, Cuca Gamarra, ha expuesto a Pedro Sánchez y sus verdaderos intereses. Y es que, no hubo problemas y se dieron mucha prisa en sacar adelante la reforma del Código Penal para eliminar el delito de sedición y rebajar la malversación para contentar a sus socios independentistas pero para la ley del solo es reina "la parsimonia".

Así se lo ha explicado la portavoz popular, dejando claro que cuando es algo que le interesa, Pedro Sánchez se da toda la prisa posible y en este caso de la ley del solo sí es sí, aunque le interesa para frenar la presión mediática, no parece tener tanta.

 

Por cierto, unos socios independentistas de Sánchez que a la mínima que pueden le dan la espalda y le dejan vendido. En principio uno de los argumentos que siempre ha esgrimido el presidente del Gobierno acerca de esa eliminación de la sedición es que había que ajustarse a las normas europeas. A día de hoy no ha sido reconocida a nivel europea. 

 

Por si fuera poco, el Tribunal Supremo le ha quitado la razón y encima no ha conseguido contentar ni tan siquiera a los independentistas, algo que también le ha recordado Gamarra. Además le ha acusado de "parapetarse" tras Irene Montero y de que su política está alejada de la realidad de la gente, aunque intente camuflarlo con sus vídeos con figurantes socialistas.

 

Desde luego las aguas bajan turbias para el Gobierno de coalición. No es buena señal que estén más pendientes de sus peleas internas que de solucionar los problemas que ellos mismos han creado en este caso con la ley del solo sí es sí. Una norma que recordemos iba a ser uno de los grandes logros de este Ejecutivo y que se ha convertido en una bomba relojería que le ha estallado en sus propias manos.