| 15 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Captura de vídeo de Pedro Sánchez en su despacho de Ferraz con una foto de Kennedy en la pared
Captura de vídeo de Pedro Sánchez en su despacho de Ferraz con una foto de Kennedy en la pared

Pedro Sánchez, el Kennedy de Aliexpress

El líder del PSOE está obsesionado con la figura de John F. Kennedy. Le imita, le emula en frases, fotos y campañas electorales. La realidad, sin embargo, es que ambos están en las antípodas

| Mr. Meme España

Compras un Kennedy por Internet y te llega Pedro Sánchez a casa. El presidente del Gobierno en funciones está obsesionado con la figura de JFK. Le ha emulado en carteles electorales y en fotos con gafas de sol en el avión presidencial; le ha parafraseado en algún discurso y tiene una foto suya en su despacho de la calle Ferraz alusiva, para más inri, a la visita del mítico presidente de EEUU a Berlín en plena guerra fría.

En aquella visita a Berlín John F. Kennedy pronunció un discurso que ha pasado a la historia, pero que está en las antípodas de lo que Sánchez representa, dice y hace. Kennedy fue al lado ‘bueno’ de Berlín, al occidental. El lado ‘malo’ era el comunista, el de sus socios de Gobierno. Contra ellos de alguna manera cargó el estadounidense en aquel discurso en el que pronunció la famosa frase: “Todos los hombres libres, dondequiera que ellos vivan, son ciudadanos de Berlín. Y por lo tanto, como hombre libre, yo con orgullo digo estas palabras Ich bin ein Berliner (soy berlinés)”.

Sánchez y sus socios representan todo menos la libertad. El socialismo, no solo el comunismo, es enemigo de la libertad y amigo del intervencionismo. Esa frase de Kennedy es, en realidad, una enmienda al sanchismo. 

El Kennedy español, como le llamaron una vez en Estados Unidos para su propio deleite, es en realidad un farsante que nada tiene que ver ni ideológicamente ni políticamente con el presidente norteamericano. Por mucho que trate de emularle en algunos discursos como este: 

JFK y Pedro Sánchez no se parecen en nada por mucho que le copie los carteles electorales o por mucho que busque fotografías similares a las que hicieron famoso a Kennedy

Collage de fotografías de Pedro Sánchez que emulan otras de John F. Kennedy

Sánchez es un imitador barato de Kennedy, una copia pirata de esas que se compran en China y que se estropean en dos usos.