| 30 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El Rey Felipe VI y Pedro Sánchez
El Rey Felipe VI y Pedro Sánchez

Monumental pitada a Sánchez tras hacer esperar al Rey en el desfile de las FF.AA

El presidente del Gobierno ha sido abucheado por los ciudadanos tras haber hecho esperar a los Reyes en el coche para esquivar los gritos y pitos: “Dimisión, cobarde”

| Miguel Centeno España

Pitada histórica al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Ese ha sido el titular del desfile de las Fuerzas Armadas por el Día de la Hispanidad. No es la primera vez que abuchean al líder socialista en el acto, ya que el año pasado se produjo una situación similar, pero sí ha sido la primera vez que Sánchez intenta esquivarlos rompiendo por completo el protocolo. 

Y es que Moncloa, consciente de que podría haber un abucheo brutal al presidente, decidió mantener al líder del Ejecutivo en su coche oficial, para así evitar que saliese al asfalto junto al resto de autoridades y exponerse así, más tiempo, a los pitidos y recriminaciones de la población por sus políticas socialistas. 

De hecho, el haber esperado en su coche hasta justo el momento en el que los Reyes de España llegaron a la zona donde se escucharía el Himno Nacional, dando inicio al acto solemne del desfile, hizo que el Rey Felipe VI y Doña Letizia tuviesen que esperar dentro de su coche a que, con prisas, Sánchez saliese de su “refugio” en su vehículo oficial para recibir al Jefe del Estado. 

Un hecho insólito, que rompe por completo el protocolo y que ejemplifica el nivel de estrategia política y propagandística de Moncloa y Sánchez. Un “feo” a la monarquía, delante del resto de autoridades del Estado, así como de los ministros de su Gobierno, entre ellos Irene Montero y Alberto Garzón, únicos representantes de Unidas Podemos, ya que Ione Belarra, secretaria general de la formación morada, no ha podido asistir debido a su avanzado estado de gestación.

Un acto que ha presidido el Rey como suele ser habitual en Madrid. Se trata de la mayor parada militar desde antes de la pandemia con la participación de más de 4.000 efectivos, 150 vehículos y 84 aeronaves. Los Reyes Felipe y Letizia junto a la infanta Sofía han llegado a la plaza de Lima para dar comienzo oficial al acto. La princesa Leonor, que se encuentra estudiando en un colegio de Gales, no ha acudido al igual que el año pasado.

Junto a los Reyes han estado presentes en el desfile los miembros del Gobierno, incluidos todos los presidentes autonómicos excepto los de Cataluña y Euskadi, Pere Aragonés e Iñigo Urkullu, que como es habitual no han viajado a Madrid para participar de los actos del 12 de octubre. Sin embargo, la ausencia más representantiva ha sido la de Carlos Lesmes, que este mismo domingo anunció su dimisión como presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ante la falta de acuerdo político para su renovación.

Los actos, más allá del desplante protocolario de Sánchez, se han desarrollado con normalidad, y han consistido en el recibimiento con honores militares a Felipe VI, quien ha pasado revista a las tropas, tras lo cual le saludaron el resto de las autoridades. Después tuvo lugar el tradicional salto paracaidista con la bandera de España y tras ello el izado de la bandera y acto de homenaje a los caídos por España.

Un acto cerrado por el desfiles aéreo y terrestre de Unidades del Ejército de Tierra, Armada, Ejército del Aire, Guardia Civil, Unidad Militar de Emergencias, Guardia Real, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y diversos organismos de Seguridad, Protección Civil y Emergencias.

Un desfile que se produce poco después de que Moncloa haya aprobado el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el próximo año, que incluye un importante incremento de la inversión militar, de un 25,8 por ciento. El mayor aumento está destinado a los programas de armamento para seguir sufragando los ya comprometidos, así como renovar los que se van quedando obsoletos. 

Un aumento de presupuesto militar que ha provocado una brecha en el seno de coalición, ya que Unidas Podemos ha criticado la medida y llegando a decir que la parte socialista del Gobierno la “coló” a traición en los documentos de los presupuestos sin informar a la parte de Unidas Podemos. Algo que el PSOE niega, asegurando que los negociadores morados han estado al tanto de dicha subida en todo momento.

En resumen, un acto en honor a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en el Día de la Fiesta Nacional que ha quedado en parte "ensuciado" por el "desprecio" protocolario de Sánchez a Su Majestad el Rey y al resto de representantes y altos cargos del Estado.