| 25 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El Rey de Marruecos, junto a una viñeta de la prensa de su país
El Rey de Marruecos, junto a una viñeta de la prensa de su país

Marruecos desafía a Sánchez con maniobras militares y una frase: “Sin complejos”

Rabat no cede ni se disculpa, refuerza su presencia militar en la zona con poderosos aliados y pone deberes a Moncloa con el respaldo pleno de Estados Unidos.

| Javier Rodríguez España

Quien esperara alguna disculpa o explicación de Marruecos, estaba muy equivocado. La prensa alauita no ha dejado de sacar pecho en las últimas 48 horas, con viñetas tan elocuentes como la que muestra a un toro español atemorizado y con los cuernos castrados con un serrucho.

Pero no hace falta ni mirar a sus periódicos. Basta con escuchar el mensaje oficial, público y contundente, de las autoridades de Rabat. La última, de esta misma noche, y de alguien tan cualificado como Naser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores crecido por sus conversaciones con Washington en plena crisis con España.

"El Marruecos de hoy en día no es el Marruecos de ayer. Marruecos no tiene complejos", dijo a la agencia MAP, voz oficial del Palacio de Mohamed VI. Y para no dejar dudas de la posición dura e inflexible de su Gobierno, dejó claro a qué obedecía una “invasión” de Ceuta, con hasta 10.000 inmigrantes, que ya no se molestan en disimular.

 

"Marruecos seguirá reclamando aclaraciones y seguirá considerando que este es el fondo de la crisis", ha recalcado en referencia a la presencia de Ghali en España para recibir tratamiento médico por COVID-19, sosteniendo que el argumento humanitario esgrimido por el Gobierno español "no engaña a nadie".

Según Bourita, el Ejecutivo español ha intentado en los últimos días desviar la atención de la opinión pública y ha llevado a cabo maniobras para ocultar el verdadero motivo de la crisis con Marruecos, afeando que con ello se esté intentando convertir en responsables de la crisis a sus víctimas. Así, una vez más ha criticado que España acogiera a Ghali, enemigo de Marruecos, sin avisar por adelantado a Rabat lo cual genera dudas respecto a su relación de buena vecindad.

"Graves actitudes"

En este sentido, ha ido aún más lejos para reclamar a las autoridades españolas que sean "transparentes con su propia opinión pública y sus propias fuerzas vivas" y que asuman "sus graves actitudes", evitando también el "doble lenguaje". Todo ello 24 horas de retirar a su embajadora en Madrid, que no volverá hasta que el líder del Polisario salga de España.

 

Las contundentes palabras de Bourita, que coinciden con un asalto nocturno a la valla de Melilla que avala la tesis de que, además de ajustar cuentas por la acogida al Frente Polisario, se ha hecho un ensayo de cómo sería una “Marcha Verde” de Marruecos sobre Ceuta y Melilla;  no son casuales.

Marruecos se siente fuerte, muy fuerte. Y ve a España débil, muy débil. Mohamed VI tiene cerca al “primo de Zumosol”, Estados Unidos, y lo va a demostrar en unos días. Pedro Sánchez, en cambio, apenas ha movilizado un respaldo rutinario de Bruselas que, más allá de la retórica, no incluye medidas de ningún tipo.

No es el caso de Rabat, que quiere visualizar su poderío militar en dos semanas con unas maniobras bélicas abrumadoras: 7.800 militares, cien vehículos, dos aeronaves y 9 ejércitos internacionales participarán directamente en la operación "African Lion 21", según confirman a ESdiario fuentes próximas a Rabat.

Mala suerte... o algo más

"Estas maniobras se hacen todos los años, para reforzar las relaciones militares con África en general, sobre todo por el intercambio posterior de información y apoyo frente al terrorismo yihadista", explican.

Pero la casualidad ha querido que, en esta edición, Marruecos vaya a ser el principal escenario de una puesta en escena que se quiere especialmente poderosa. Y para ello cuenta con el entusiástico respaldo del Estado Mayor de los Estados Unidos, que participará en la demostración más allá de lo normal.

También lo harán, según detallan fuentes europeas a este periódico, delegaciones militares de países de la Unión Europea, como Italia o Países Bajos, junto a otros africanos y el mismísimo Reino Unido. "Quizá ya estaba previsto, pero que tras un ataque a la soberanía de España las tropas inglesas, italianas o americanas marchen junto a las marroquíes, es un varapalo".