| 20 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

El PSOE reedita el "todos contra Albiol" para hacerse con Badalona con ERC y CUP

“En 2023 los vecinos nos situarán a cada uno en el lugar que merecemos”, se despide el alcalde popular entre aplausos, tras prosperar una moción de 16 concejales de 9 partidos distintos

| Enrique Martínez Olmos España

Frankenstein se ha reencarnado en Badalona. Quinta vez que se ve la misma imagen en la segunda ciudad de la provincia de Barcelona desde 2015: un pleno para designar nuevo alcalde -el cuarto en 7 años-, fruto de la inestabilidad política que vive la ciudad desde entonces por los pactos y enfrentamientos de las fuerzas de izquierda e independentistas para lograr su propósito: que Xavier García Albiol, ahora de nuevo exalcalde y ganador de las tres últimas elecciones cada vez con más apoyo, no gobierne.

Esta vez toda la oposición a Albiol sí ha aparcado sus diferencias para lograr el objetivo de echar al popular de la Alcaldía y hacerse con la vara de mando que recae sobre el socialista Rubén Guijarro, ya investido nuevo alcalde de Badalona pese a que el PSOE fue la tercera fuerza política.

Los socialistas, para lograr su objetivo, han tenido que acordar un gobierno con fuerzas como la CUP, ERC, Junts o Badalona en Comú. Una nueva coalición Frankenstein en versión catalana donde los socialistas, amparándose en “recuperar la dignidad de las instituciones”, se han hecho con la vara de mando sin importarles qué tipo de socios, independentistas y antisistemas, llevan en este viaje.

El ya exregidor por segunda vez, Xavier García Albiol, ha llegado al Centro internacional de Negocios de Badalona, donde se celebraba el pleno de la moción de censura, acompañado de sus concejales y recibido entre aplausos del auditorio. Aplausos que han sonado de nuevo en varias ocasiones durante su última intervención ante el pleno como alcalde. Albiol ha sido el único en hacer declaraciones a la puerta, donde ha resaltado que “es un día triste” y esta moción no tiene nada que ver con los llamados papeles de Pandora.

 

Una moción de censura de 16 concejales de 9 partidos políticos distintos que se ha presentado contra aquellos que de manera abrumadora ganamos las elecciones

Albiol ha hecho una intervención en el pleno muy sentida centrada en el agradecimiento a sus vecinos. “No voy a hacer esta intervención desde el rencor ni desde el resentimiento, sino desde la gratitud a los vecinos por su confianza”. El ya ex alcalde ha señalado que se trata de “una moción de censura de 16 concejales de 9 partidos políticos distintos que se ha presentado contra aquellos que de manera abrumadora ganamos las elecciones”.

“Esta moción está basada como viene pasando desde 2015 en el ‘todos contra Albiol’ y en contra del sentimiento mayoritario de los vecinos”, ha recalcado el dirigente popular, que también ha reconocido en tono emocionado que “lo que ha pasado en los últimos días me ha afectado a nivel personal y familiar, pero gracias a la fuerza de los vecinos y de las redes, me siento con fuerza para seguir adelante”.

"En 2023 nos pondrán en su lugar"

El ex alcalde popular ha defendido su proyecto resaltando que “tenemos dos cosas que los que presentan la moción no tienen: un proyecto de ciudad y el apoyo mayoritario de los vecinos. Ellos -los firmantes de la moción- sólo tienen el poder de los despachos. Vecinos, voy a seguir siendo vuestro aliado. El cariño de estos días me ha hecho sentirme fuerte. He visitado muchos barrios, entidades, colectivos y sólo he encontrado apoyo y fuerza para llegar al año 2023. Tenéis mi palabra de que seguiré trabajando”.

“Entre coger la vara siendo el tercero y porque te la entrega la CUP y tener el cariño y el respeto de los vecinos, me quedo con lo segundo. Hoy se inicia una nueva etapa y estos meses van a ser difíciles, pero también os digo que es el primer día de la cuenta atrás y de la esperanza que llegará en 2023, no tengo duda, vecinos, que en 2023 a todos nos vais a situar en el lugar que merecemos”, ha sido el alegato final de Albiol que confía en que en año y medio las urnas le den la razón y le vuelvan a situar de nuevo como el ganador con mayoría suficiente para evitar pactos Frankenstein en Badalona. 

 

Entre coger la vara siendo el tercero y porque te la entrega la CUP y tener el cariño y el respeto de los vecinos, me quedo con lo segundo

El nuevo alcalde, el socialista Rubén Guijarro, ha justificado su moción con partidos independentistas y antisistema en “iniciar el camino de la verdad, la transparencia y la regeneración”.

Guijarro asegura que “Albiol mintió al decir que la empresa de Belice no tenía actividad o que no había nadie másd del PP”. El nuevo alcalde dice que “para preservar el buen nombre de Badalona le ofrecieron a Albiol dimitir y se puso de espaldas a la ciudadanía”. Para Guijarro “es la mentira de Albiol” la que según él ha unido a los partidos de la moción y que “si Albiol hubiera dimitido no hubieran presentado la moción de censura”.

 

albiol_3

 

A estas acusaciones y a las de otros partidos que han intervenido, que incluso han relacionado el gobierno de Albiol con la corrupción, ha respondido la portavoz del PP en el Ayuntamiento, Cristina Agüera, reprochando a los firmantes de la moción que “dejen de inventar y de engañar ¿de qué corrupción hablan?

Al único alcalde que han detenido es al del PSOE generando una crisis institucional. Esto es un mercadillo persa. Venden su alma al diablo a cambio de echar a Albiol. Salgan a la calle y verán como la moción de censura se la hacen los vecinos a ustedes. La gestión del PP ha sido intachable”.

En definitiva, Badalona vuelve a tener nuevo alcalde, esta vez y por segunda ocasión en dos años del PSOE, tras la dimisión del anterior, Álex Serrano, por conducir ebrio sentándose el confinamiento. Y un nuevo gobierno integrado por fuerzas muy dispares que veremos si acaba en el colapso como ya pasó cuando lo presidió Dolors Sabater de la CUP de 2015 a 2018. Lo único cierto es que en la política de Badalona puede suceder cualquier cosa, pactos y rupturas, a la espera de que las urnas dicten la sentencia final en 2023.